En los Mares y Océanos
Leopardo marino o Foca leopardo

reino
Animalia
superfamilia
Pinnipedia
filo
Chordata
familia
Phocidae
clase
Mammalia
género
Hydrurga
orden
Carnivora
especie
H. leptonyx
suborden
Caniformia
nombre binomial
Hydrurga leptonyx
       

Los leopardos marinos o focas leopardo, son naturales de los mares próximos a la Antártica.

Con su cuerpo sinuoso, su cabeza voluminosa y plana y sus enormes fauces, se suele describir como «reptiliana». Su aspecto siniestro cuando acecha a una presa –y a veces cuando observa a los seres humanos que andan sobre los témpanos flotantes o cerca del límite de las placas de hielo- favorece esta imagen.

Estas focas son los mayores depredadores del Antártico, cazando casi cualquier animal de la cadena alimentaria de los mares del Sur, incluyendo krill, calamares, peces, pingüinos, otras focas e incluso carroña. De todas las focas y leones marinos, éstos son los más agresivos. Son una verdadera amenaza a las colonias de otros animales en la Antártica. Sus enormes caninos y poscaninos reflejan una dieta muy carnívora.

Esta foca se describió a partir de un espécimen capturado en las islas Malvinas en 1820. El nombre del género procede de un término griego que significa «agua» y los términos griegos o latinos «conduzco» o «trabajo», referidos a su vida mayoritariamente acuática. El nombre científico de la especie significa «uñas pequeñas» o «uñas finas».

Los adultos viven cerca de las aguas congeladas todo el año. Estas focas están ampliamente distribuidas por el océano del Sur, alrededor de la Antártida. Abundan más en los hábitats asociados a hielos fijos y flotantes próximos al continente, sobre todo en las inmediaciones de la península Antártica. Durante el verano caza entre la banquisa. En el invierno emigra a las islas subantárticas y ocasionalmente al sur de Australia, Sudáfrica, islas Cook y Suramérica.

Se sabe muy poco sobre la biología reproductora de la foca leopardo. Las hembras dan a luz en los hielos fijos y flotantes entre septiembre y enero, concentrándose la mayoría de nacimientos en noviembre y diciembre. El apareamiento tiene lugar en diciembre y principios de enero, en el agua. Normalmente tienen un cachorro en cada parto. Las madres dan a luz sobre el hielo. Los recién nacidos miden unos 1,2 metros. Son alimentados por la madre durante unas cuatro semanas.

Durante la estación reproductora, los machos aparentemente patrullan las áreas donde se concentran las hembras receptivas. Las hembras se aparean y destetan bruscamente a sus crías.

Las hembras son adultas a los cuatro años, los machos seis meses más tarde. Se le estima una longevidad que sobrepasa los 25 años.

Los machos logran una longitud de 2,8 a 3,4 metros, con un peso de 300 a 450 kg. Las hembras miden de 2,9 a 3,8 metros, con un peso de 360 a 590 kg.

La foca leopardo tiene el tercio caudal del cuerpo esbelto y sinuoso, el torso recio y la cabeza y las mandíbulas muy grandes. La cabeza y el hocico son largos, estrechos y aplanados dorsalmente, los orificios nasales apuntan más hacia arriba que hacia delante, como en otros fócidos antárticos. Las vibrisas faciales son cortas, de color claro y apenas visibles. Las aletas anteriores don muy largas, y poseen una gran capacidad para nadar. No existe dimorfismo sexual marcado en cuanto a tamaño corporal, morfología o pigmentación, aunque las hembras pueden ser un poco más voluminosas. Los caninos son grandes y los poscaninos fuertes y adaptados para consumir una gran variedad de presas y para filtrar el krill. Los poscaninos son multilobulados, como los de la foca cangrejera, pero sólo tienen 3 cúspides en lugar de 4 o 5. Presentan 8 pares de dientes en ambos maxilares.

Son grandes y musculosos. Los adultos son grises, más oscuros en el dorso y más claros en la parte ventral, con el pecho, el vientre y los flancos con manchas oscuras. Justo después de la muda, en enero o febrero, son plateados, pero en los meses siguientes se vuelven grises. Las crías nacen con un pelaje similar al de los adultos, aunque más largo y suave.

Sus sentidos de la vista y el olfato están muy desarrollados, a lo que se aúna su forma hidrodinámica, para convertir esta especie en un depredador terrible.

Las focas leopardo son, junto con las orcas, los principales depredadores del ecosistema marino antártico. Cazan otros pinnípedos, particularmente focas cangrejeras y osos marinos antárticos, en las inmediaciones de la península Antártica. También cazan todas las especies de pingüinos, así como distintos tipos de peces y calamares. En las costas de la península Antártica, el krill es una de sus principales fuentes alimenticias. De hecho, en ocasiones parecen estar interesadas y ser capaces de comerse cualquier cosa que se cruce en su camino; una vez se encontró un ornitorrinco adulto en el estómago de una foca leopardo cerca de Sidney, Australia. En la isla Seal, frente al extremo septentrional de la península Antártica, las focas leopardo acechan, matan y devoran regularmente crías de osos marinos antárticos, principalmente entre diciembre y mediados de febrero. Estas matanzas son la causa de la desaparición de decenas de crías cada año y parecen estar limitando la recuperación de la población de osos marinos. También cazan pingüinos en verano. En invierno suelen migrar hacia el norte, hasta la isla de Georgia del sur, donde cazan osos marinos antárticos subasultos, elefantes marinos del sur jóvenes, pingüinos gentú y macaroni y petreles.

 

Suele ser solitaria. De todos modos, las interacciones sociales pueden ser frecuentes cerca de las colonias grandes de pingüinos, entre las madres y sus crías lactantes, y entre machos y hembras durante el apareamiento. Esta foca es muy vocal en el agua, aunque sus llamadas suelen ser simples y graves. Sus peculiares llamadas subacuáticas, tipo gorjeo, se oyen a menudo cerca de las colonias de los pingüinos. Muda a finales del verano y principios de la primavera.

  Con su agilidad es capaz de saltar fuera del agua y atrapar los pingüinos en sus propias colonias, arrastrándolos hacia el mar, donde los devora. Cuando los cachorros del lobo antártico se arriesgan a nadar mar adentro, son presas fáciles de la foca leopardo; cuando los atrapa los sacude violentamente sobre el agua para desgarrar piel y músculos; las aves como los petreles, gaviotas y golondrinas de mar, se benefician inmediatamente de la caza de la foca leopardo, que ingieren los trozos de carne que despide en sus sacudidas.

Esta voraz foca come la carne y vísceras, pero descarta la piel, que termina varada en la orilla de las playas. La depredación de esta foca puede llegar a reducir en un cincuenta por ciento la producción de cachorros en una temporada. Ocasionalmente puede atacar al hombre.

Es muy común verlas sobre los témpanos de hielo descansando plácidamente, y en general por todas partes del Océano Antártico; es la foca antártica de más amplia distribución. Vive casi exclusivamente entre el hielo marino, sus cachorros no suelen ser vistos. Se intuye que cuando desaparece su actividad visible, se está dedicando al apareamiento y la cría.

Se ha estimado que en toda la Antártida hay unas 200.000 focas leopardo. Aunque no parece haber nada que amenace la supervivencia de esta especie, es probable que el calentamiento global del planeta repercuta sobre su distribución y sobre el número de individuos a nivel local, por lo menos en lo que refiere a la reducción de los hielos fijos y flotantes, donde las hembras dan a luz y amamantan a sus crías. Esta especie está protegida de la explotación por la Convention fort the Conservation of Antarctic Seals.

MOSTRAR ANIMALES DE LOS MARES Y OCÉANOS    (Mostrar | Ocultar)





Páginas recomendadas

ENERGÍA INTERIOR

Chakras: Información y Tratamientos

AROMAS QUE CURAN

Aromaterapia y Aceites Esenciales

LIBERA TU SER

Autoayuda y Crecimiento Personal

Tu aportación económica es valiosa para nosotros. Con tan sólo 2€, estarás ayudando a sufragar los gastos de mantenimiento y alojamiento de este sitio.
Sitio de pago seguro a través de PayPal - (en tu extracto aparecerá como «Donación www.liberatuser.es»)