En los Mares y Océanos
Dugongo

reino
Animalia
familia
Dugongidae
filo
Chordata
género
Dugong
clase
Mammalia
especie
D. dugon
orden
Sirenia
nombre binomial
Dugong dugon
       

El  dugongo es un mamífero marino, muy distribuido en las zonas costeras tropicales y subtropicales protegidas del Océano Índico y el suroeste del Pacífico. Se encuentran al este de África, desde el Sinaí al sur de Mozambique, así como en las aguas de Madagascar, varias islas del Océano Índico, India, Sri Lanka, la península de Indochina, Indonesia, Filipinas, Nueva Guinea y norte de Australia. Por el este llegan hasta las islas Salomón y la Polinesia Francesa, y por el norte alcanzan las islas de Hainan (China), Taiwán y las islas Ryukyu del Japón.

La especie está en peligro de extinción debido en gran medida a la caza excesiva, en gran parte de su antigua área de distribución.

Las principales concentraciones de dugongo suelen darse en amplios golfos bajos, extensos canales de mangles de aguas bajas y al abrigo de grandes islas interiores. Esas zonas coinciden con considerables lechos de hierbas marinas.

Los dugongos son herbívoros, y en general se alimentan de hierbas marinas. Prefieren las especies serales inferiores o «pioneras», en particular las del género Halophila y Halodule. La selección de la dieta está relacionada con la composición química y estructural de las hierbas marinas. Las especies seleccionadas con mayor frecuencia son las que tienen menos fibra y más nitrógeno.

Las principales fuentes identificadas de mortalidad no natural son las causadas por las redes de enmalle, la caza tradicional por aborígenes e insuleños, y la pérdida de hábitat a causa del desarrollo costero.

El dugongo está protegido en Australia, y los intercambios comerciales están prohibidos.

El dugongo es el sirenio actual de tamaño más pequeño, el único representante de su género, y el único miembro sobreviviente de la familia Dugongidae, que incluía también a la vaca marina de Steller.

Se trata de un pacífico herbívoro que se alimenta únicamente de algas en las zonas costeras, donde suele pastar por las noches. Su capacidad natatoria no es asombrosa, pues suele pasar 15 minutos entre una inmersión y otra, y rara vez se sumerge a más de 10 metros de profundidad. Necesita subir a la superficie para respirar, y el tiempo máximo de inmersión es de 20 minutos.

Tienen el cuerpo fusiforme y las extremidades transformadas en aletas, además de otras interesantes adaptaciones al medio acuático. Los ojos son pequeños y los oídos sin protuberancias externas. Sus huesos son pesados, lo que facilita la inmersión. No tienen médula, tampoco tienen costillas ni aletas frontales.

Los pulmones se sitúan en posición dorsal, funcionando como boyas.

Además del tamaño menor (3 metros de longitud y 200 kilos de peso), se diferencia de los manatíes en la forma bilobulada de su aleta caudal, semejante a la de un cetáceo; la presencia de restos rudimentarios de las extremidades posteriores en el esqueleto (no visibles desde el exterior); su pelvis más primitiva, y su peculiar sistema dental. Los adultos carecen de molares y usan unas placas córneas para triturar el alimento; además de ello, los machos presentan un par de incisivos salientes análogos a los de los elefantes.

Al igual que los manatíes, no se adentran en aguas con temperaturas inferiores a los 20º C, pero al contrario que éstos, no lo hacen en agua dulce.

Su carne y grasa son muy apreciadas en los mercados del Océano Índico, razón por la cual ha sido perseguido despiadadamente en muchas zonas. A esto hay que añadir los accidentes con las hélices de las barcas motoras y los casos en que quedan enredados en las redes de arrastre. Debido a esto, su población se ha resentido en muchas zonas y sólo ha mejorado en aguas cercanas a Australia, debido a una protección gubernamental más eficaz.

Aparte del hombre, los dugongos cuentan con los tiburones como únicos depredadores.

Los dugongos viven de forma solitaria, en parejas o en pequeños grupos familiares, aunque en algunos casos excepcionales se ha documentado la presencia de hasta 100 individuos alimentándose en una misma zona.

 

El apareamiento ocurre en cualquier época del año, si bien la mayoría de los partos se producen entre julio y septiembre. Tras esto, las hembras dan de mamar a sus pequeños durante un año y medio como máximo (aunque también comen algas durante este periodo) de forma muy humana: las madres, con la cabeza y hombros fuera del agua, suelen sujetar a sus crías mientras maman de los dos pezones que tienen entre las aletas. No es de extrañar, pues, que se considere a los dugongos como los animales que dieron lugar al mito de las sirenas. La propia palabra dugongo deriva del malayo duyong, que significa precisamente eso, «sirena».

La madurez sexual sobreviene entre los 9 y los 15 años de edad, y la esperanza de vida máxima de los individuos es de 50 a 70 años (en casos excepcionales).

Las hembras paren una cría cada 5 años más o menos.

China se encuentra en preparativos de un nuevo proyecto para salvar al dugongo, cuyo objetivo es conservar la especie en la región autónoma de la etnia Zhuang de Guangxi, en el sur del país.

El proyecto, que se completó en el 2009, incluye la construcción de un centro de investigación científica, un centro de rescate para animales del mar, y de torres de vigilancia, además de la adquisición de equipo, como barcos de patrulla, para la Reserva Natural Nacional de Dugongos de Hepu, el único santuario de este animal en todo el país.

Esta especie era común en los mares poco profundos del distrito de Hepu, su principal hábitat en China, antes de los años 80. Pero la proliferación de piscifactorías y la contaminación de las aguas del área, hicieron que el número de ejemplares de este animal se redujera rápidamente. Según las impresiones de los residentes locales, los animales habrían desaparecido o se habrían trasladado a otros lugares.

Lamentablemente no existe un número exacto de la especie en la región. La citada reserva natural de 350 kilómetros cuadrados, fue establecida en 1992, y en los últimos años cada vez más pescadores han avistado a este dócil animal.

MOSTRAR ANIMALES DE LOS MARES Y OCÉANOS    (Mostrar | Ocultar)





Páginas recomendadas

ENERGÍA INTERIOR

Chakras: Información y Tratamientos

AROMAS QUE CURAN

Aromaterapia y Aceites Esenciales

LIBERA TU SER

Autoayuda y Crecimiento Personal

Tu aportación económica es valiosa para nosotros. Con tan sólo 2€, estarás ayudando a sufragar los gastos de mantenimiento y alojamiento de este sitio.
Sitio de pago seguro a través de PayPal - (en tu extracto aparecerá como «Donación www.liberatuser.es»)