En los Mares y Océanos
Tiburón de puntas blancas oceánico

REINO
Animalia
FAMILIA
Carcharhinidae
FILO
Chordata
género
Carcharhinus
clase
Chondrichthyes
especie
C. longimanus
subclase
Elasmobranchii
NOMBRE BINOMIAL
Carcharhinus  longimanus
ORDEN
Carcharhiniformes
   
       

El tiburón de puntas blancas oceánico, también llamado tiburón oceánico  (no confundir con el puntas blancas de arrecife Triaenodon obesus, con el que no tiene nada que ver), es de cuerpo macizo y corpulento.

Tiene el morro corto y redondeado con la boca muy grande y parabólica, con pliegues labiales reducidos. Ojos pequeños. La aleta dorsal es muy grande y alta con el extremo claramente redondeado y con una mancha blanca en el extremo superior, situada cerca de las axilas escapulares. La segunda dorsal es menor que la anal y algo más adelantada. Las pectorales son muy largas y anchas (de ahí longimanus, en latín manos largas) y con una mancha blanca en las extremidades. La aleta caudal es también grande y claramente heterocerca, el lóbulo superior es bastante más grande que el inferior.

Los dientes superiores son anchos, triangulares y aserrados. Los inferiores tienen la cúspide más estrecha con aserramiento más fino.

Es de color gris terroso, con sus características manchas blancas en los extremos de las aletas y blanco sucio en el vientre. Los individuos jóvenes presentan manchas negras en lomo y aletas que desaparecen con la edad.

Es un tiburón pelágico, oceánico, al igual que el tiburón azul, pero el puntas blancas prefiere aguas más cálidas que el azul, por ello su área de distribución es menos extensa, encontrándose en todos los océanos del planeta entre las latitudes 45 grados norte y 45 grados sur. No está presente en el Mediterráneo.

Es un tiburón muy activo de día y de noche, nada cerca de la superficie lentamente, pero es capaz de realizar rápidas y veloces acometidas.

Se alimenta de peces, que pueden ser  atunes, barracudas, marlines, caballas, cefalópodos, tortugas, carroña, basura que tiran los barcos…

Este tiburón suele seguir a los barcos en altamar, para aprovechar cualquier cosa que pueda caer de ellos y que sea comestible.

No suele acercarse a las costas ya que no se siente a gusto en aguas poco profundas. Es muy raro verlo en menos de 40 m. de profundidad.

Los barcos balleneros los detestan profundamente ya que, junto al tiburón azul,  atacan en masa a las ballenas arponeadas, asimismo el puntas blancas causa estragos en las pesquerías pelágicas ya que sigue a los barcos pesqueros.

La reproducción es vivípara placentaria y con camadas de hasta 15 fetos, cuyo tamaño al nacer es de unos 0,70 m.

Aunque puede llegar a medir 4 metros, lo normal es que no sobrepasen los 3 m.

Se capturan con palangre y arrastre y su aprovechamiento es integral.

El comandante Cousteau dijo de este tiburón que es  el más peligroso que existe. En las catástrofes aéreas y naufragios ha atacado a innumerables náufragos que estaban flotando en el mar. A pesar de ello, los buzos pueden, normalmente, nadar junto a ellos sin mayores problemas.

Durante la segunda guerra mundial, protagonizó muchos ataques y muertes, a supervivientes de barcos torpedeados y que se hallaban flotando en el mar. Es un tiburón muy peligroso, temerario, persistente y muy difícil de rechazar.

Una característica de este tiburón, como ya hemos comentado, son las manchas blancas que presentan las extremidades de sus aletas pectorales y la dorsal, que tienen su finalidad y que no es otra que la de señuelo para cazar.

Efectivamente, entre las presas de este tiburón están los atunes, marlines blancos,  barracudas, caballas… peces todos ellos mucho más rápidos que el puntas blancas.

Un tiburón se mueve habitualmente de forma lenta y pausada, pudiendo hacer explosivas arrancadas de velocidad, pero durante un corto espacio de tiempo y distancia, no pueden mantener mucho rato esa velocidad porque se cansan.

Mientras los atunes y demás presas están cerca del tiburón y distinguen claramente su silueta no se acercan a él, pero cuando está más lejos, en el límite de la visibilidad, la vista se dirige hacia las puntas blancas, que se asemejan a cardúmenes de peces. El cuerpo del tiburón grisáceo y contrasombreado, se hace indistinguible, de hecho el tiburón parece esfumarse. Esta ilusión óptica se hace más patente con luz moderada o escasa.

Por ello a la vista de un atún o caballa,  las puntas blancas se asemejan enormemente a un cardumen de peces, a los que se dirige para alimentarse y cuando están a la distancia precisa, el tiburón oceánico acelera su velocidad y ataca, siendo muchas veces tarde ya para huir y es probable que el  veloz atún o marlín se encuentren ya  dentro de la boca del tiburón.

MOSTRAR ANIMALES DE LOS MARES Y OCÉANOS    (Mostrar | Ocultar)





Páginas recomendadas

ENERGÍA INTERIOR

Chakras: Información y Tratamientos

AROMAS QUE CURAN

Aromaterapia y Aceites Esenciales

LIBERA TU SER

Autoayuda y Crecimiento Personal

Tu aportación económica es valiosa para nosotros. Con tan sólo 2€, estarás ayudando a sufragar los gastos de mantenimiento y alojamiento de este sitio.
Sitio de pago seguro a través de PayPal - (en tu extracto aparecerá como «Donación www.liberatuser.es»)