Artículos

«Plantas de Interior NO Aptas para Gatos»

Plantas de Interior NO Aptas para Gatos

Las plantas pueden proporcionar vida a una estancia, ofrecer grandes beneficios, como la purificación del aire o la reducción de la ansiedad. Pero si tienes mascotas, particularmente gatos, es importante que compruebes si una planta de interior es tóxica antes de introducirla en tu hogar, o si estas plantas tóxicas ya se encuentran en tu casa.

En casos leves, las plantas tóxicas para los gatos pueden causar molestias gastrointestinales o irritación cutánea, pero en casos graves, pueden provocar incluso la muerte.

Existe un buen número de plantas de interior con un potencial riesgo de toxicidad para los felinos, la más peligrosa es el lirio: todas sus partes son tóxicas. Sin embargo, existen otras muchas flores y plantas de interior aptas para gatos.

Los gatos mordisquean las plantas para obtener nutrientes y fibra extra, igual que los humanos. Pero, por desgracia, no siempre saben distinguir entre las plantas «buenas» y las «malas». Afortunadamente, la mayoría de los felinos son muy cautelosos a la hora de ingerir cualquier cosa extraña, lo que significa que los casos de intoxicación por plantas que acuden al veterinario, son pocos. Cuando un gato se encuentra mal, suele deberse a que algo ha rozado su pelo o sus patas y lo ha ingerido durante el acicalamiento.

Si observas alguno de estos síntomas, es posible que tu gato haya ingerido una planta tóxica y debes ponerte en contacto inmediatamente con tu veterinario o con el hospital de urgencias para mascotas más cercano:

●  Vómitos continuos
●  Dificultad para tragar
●  Babeo/salivación
●  Diarrea sanguinolenta
●  Temblores
●  Mala coordinación al caminar
●  Frecuencia cardiaca elevada o irregular
●  Letargo
●  Pulso débil
●  Irritación cutánea
●  Conjuntivitis

El riesgo de intoxicación es mayor dentro de casa, ya que se trata de un espacio cerrado, y un gato aburrido o curioso, podría investigar una planta de interior o una flor cortada jugando y mordisqueando.

Para mantener a salvo a tu gato dentro de casa, familiarízate con las plantas de interior venenosas para ellos y evítalas por completo. También es una buena idea proporcionarle hierba para que mastique. Asegúrate de que disponga de suficientes juguetes interactivos y organiza sesiones de juego regulares para mantener ocupado a tu felino. También puedes recurrir al «enriquecimiento ambiental», como escondites y lugares elevados.

12 Plantas de Interior Tóxicas para los Gatos

1. Lirios (Lilium o Hemerocallis spp.). Toda la planta -tallos, hojas, flores, polen y el agua del jarrón- es tóxica para los gatos y se sabe que provoca insuficiencia renal en tres días. Es mejor evitar las plantas con la palabra "lirio" en su nombre; la mayoría son una combinación mortal en una casa con gatos.

Alternativa segura: Orquídeas.

2. Lirio de la paz. A pesar de su nombre, los lirios de la paz (Spathiphyllum) no son verdaderos lirios, pero son una de las plantas de interior con flores más comunes. Son muy populares por sus hojas oscuras, sus flores blancas y su escaso mantenimiento. Los lirios de la paz contienen oxalatos cálcicos que son tóxicos para los gatos. Únicamente son peligrosos cuando se ingieren y no revisten peligro al tacto.

Alternativa segura: Plantas de hierro fundido (Aspidistra elatior).

3. Las plantas de Aloe vera (Aloe barbadensis miller) son un elemento básico en muchos hogares debido a los pocos cuidados que requieren. El aloe vera se caracteriza por unas hojas gruesas y suculentas con bordes dentados que crecen hacia arriba desde una base en forma de roseta. Es tóxico para los gatos si lo ingieren.

Alternativa segura: Haworthia o planta cebra.

4. Filodendro de hoja cortada. La Monstera deliciosa es una de las plantas tropicales de interior más popular gracias a su impresionante follaje tropical. Las Monsteras requieren relativamente poco mantenimiento, lo que las convierte en un atractivo complemento para cualquier hogar. Por desgracia, la Monstera deliciosa contiene oxalatos cálcicos insolubles que la hacen muy tóxica para los gatos.

Alternativa segura: Maranta o planta de la oración.

5. Potos. Debido a su bajo mantenimiento, el potos (Epipremnum aureum) es una atractiva planta de interior para aficionados y experimentados. Su hermosa caída y su facilidad de cuidado, la convierten en una estupenda adición a tu hogar, sobre todo cuando tratas de mejorar la decoración con poco presupuesto. Aunque el potos es totalmente inocuo al tacto, es tóxico para los gatos.

Alternativa segura: Planta araña.

6. Plantas de jade. Las plantas de jade (Crassula), también conocidas como «plantas del dinero», son suculentas fáciles de cultivar y se cree que traen buena suerte y fortuna a sus dueños. Se caracterizan por tener hojas carnosas de color verde oscuro y tallos gruesos similares a la madera. Existen diversas variedades de plantas de jade, todas pertenecientes a la familia Crassula. Por desgracia, las plantas de jade son muy tóxicas para gatos, perros y caballos.

Alternativa segura: Peperomia.

7. Planta serpiente. La planta serpiente (Dracaena trifasciata) es conocida como una de las mejores plantas para condiciones de poca luz y para mejorar la calidad del aire, lo que la convierte en una planta de interior muy común. Aunque las plantas serpiente no son tóxicas para los seres humanos, son tóxicas para gatos y perros si las ingieren.

Alternativa segura: Planta serpiente de cascabel.

8. Palma de sagú. Las palmas de sagú (Cycas revoluta) añaden un toque tropical a tu hogar y pueden hacer maravillas por la calidad del aire interior. Su estructura única las convierte en un gran tema de conversación y en un bonito elemento decorativo. Sin embargo, estas plantas poseen un antiguo mecanismo de defensa: son muy tóxicas para nuestros amigos peludos. Si tienes gatos en casa, evítalas a toda costa.

Alternativa segura: Palmera areca.

9. Eucalipto. Muy popular por sus hojas perfumadas y relajantes, la planta de eucalipto debe mantenerse fuera del alcance de los gatos, pero también de perros, caballos y animales de ganado. Cuando un gato consume suficientes hojas de eucalipto, aparecen signos como babeo, vómitos, disminución del apetito y diarrea. En los aceites esenciales de eucalipto se encuentran concentraciones aún mayores de eucaliptol, por lo que hay que tener cuidado al utilizar estos extractos.

Alternativa segura: Romero.

10. Jacinto. Las flores del jacinto (Hyacinthus orientalis) son bulbos de la familia de los espárragos, y son tóxicas. Sus parientes cercanos son los jacintos de agua y los tulipanes. Estas hermosas plantas contienen alcaloides, peligrosos si los gatos los ingieren. Los bulbos y las plantas pueden provocar vómitos, diarrea sanguinolenta, depresión y temblores.

Alternativa segura: Lila común (Syringa vulgaris).

11. Rosa musgo (Portulaca oleracea). Esta colorida planta con flores, también se conoce como «rosa de roca» o «verdolaga de musgo». A pesar de su belleza, esta planta de interior es increíblemente venenosa para los gatos -e incluso puede ser mortal-, por lo que debes evitarla por completo. Puede provocar temblores, insuficiencia renal e hipersalivación.

Alternativa segura: Margarita africana.

12. Tulipán. Los tulipanes (Tulipa spp.) pertenecen a la familia de las liliáceas y son tóxicos para los gatos. Toda la planta es tóxica, con compuestos alcaloides y glucósidos; sin embargo, el bulbo presenta la mayor concentración de toxinas. Las reacciones incluyen vómitos, depresión, diarrea y babeo. La toxicidad grave puede provocar convulsiones y anomalías cardiacas.

Alternativa segura: Rosas.

Los gatos no poseen necesariamente un instinto natural para evitar las plantas tóxicas, aunque es posible que no toquen algo que les huela “raro”. Sin embargo, se ha descubierto que los gatos pueden ingerir cualquier tipo de planta si están enfermos para inducir el vómito.

Es difícil evitar que un gato mastique las plantas. Prueba a rodear la maceta con papel de aluminio o a colgar las plantas del techo, ya que ambos métodos pueden disuadirlo. Aunque puedes colocar una planta tóxica fuera del alcance de tu gato o rociarla con cáscaras de cítricos o escamas de guindilla, siempre es mejor optar por plantas que sean seguras para tu mascota.

Como cuidadores, es nuestra responsabilidad garantizar la buena salud de nuestro amigo felino. Parte de este cuidado consiste en asegurarnos de que nuestro gato no tenga acceso a ninguna planta tóxica. La ingesta de plantas tóxicas, puede provocarles insuficiencia renal o parada cardiaca, dependiendo de la planta. Una planta tóxica puede afectar a un gato inmediatamente o en pocas horas.