Artículos

«La Seguridad de tu Perro durante el Verano»

El verano es una invitación a disfrutar del sol, de la playa o de la montaña y, en general, a dedicar más tiempo a los juegos, al ejercicio y a la actividad al aire libre con nuestro perro. Es una magnífica oportunidad para establecer vínculos. Pero el aumento de las temperaturas, también implica mayores riesgos para nuestros compañeros peludos: más lesiones, más infecciones de la piel y los oídos, quemaduras solares y la posibilidad de un golpe de calor.

Las mascotas no sudan de la misma manera que los humanos y pueden sobrecalentarse fácilmente. Para evitar esta peligrosa situación, en el mercado existen infinidad de artículos, como collares y cojines refrigerantes, chalecos refrescantes, juguetes refrescantes, etc. Todos ellos son una valiosa ayuda cuando el animal se expone a las altas temperaturas, y en la Tienda online para animales MascotaPlanet, encontrarás el mayor surtido al mejor precio.

Mantener a tu perro fresco cuando el calor azota, es cuestión de una cuidadosa preparación y planificación previa. De este modo, tu perro se mantendrá sano y feliz, y se reducirá el riesgo de que sufra un golpe de calor.

Sigue estos consejos, para que puedas disfrutar del sol junto a tu mejor amigo, evitando los posibles riesgos:

La Seguridad de tu Perro durante el Verano

Cómo mantener a tu perro fresco

Además de recurrir a los artículos refrigerantes que hemos mencionado, hay cosas sencillas que puedes hacer en casa:

●  Anímalo a permanecer en zonas de sombra y alejado de la luz solar directa.
●  Ofrécele toallas húmedas para que se tumbe sobre ellas.
●  Llena una bolsa de agua caliente con agua fría, pero presta atención a cualquier señal de masticación, ya que el material podría ser perjudicial si lo ingiere.
●  Si dispones de jardín, enciende el aspersor y coloca una piscina infantil a la sombra para que pueda chapotear.

Nunca dejes al perro en el coche

Dejar a un perro solo en un coche caliente, puede resultar fatal. Incluso si el vehículo está aparcado a la sombra y con las ventanas abiertas, los perros pueden angustiarse e incomodarse muy rápidamente. Asegúrate de tener siempre un plan para que tu perro no se quede solo en el coche o en cualquier otro espacio cerrado.

Puedes pensar que dejar a tu mascota en el coche durante unos minutos no es un grave problema. Sin embargo, puede tardar menos de 10 minutos en desarrollar un golpe de calor.

Dejar a tu mascota en el coche no sólo es peligroso para ella, sino que también es ilegal en un buen número de países. Por lo tanto, lleva a tu mascota contigo o déjala en casa. Si ves a un animal de compañía solo en un coche en condiciones peligrosas, actúa inmediatamente: intenta localizar al dueño o incluso acude a la policía.

No te olvides nunca del agua

Es importante que tu perro tenga acceso a abundante agua potable durante todo el año, pero especialmente en verano. La deshidratación en perros y gatos es una posibilidad real durante el verano. Nuestros perros tienen mucha más sed que nosotros cuando hace calor. Los signos de deshidratación incluyen encías secas y babeo excesivo. Asegúrate de que tu mascota tenga siempre acceso a agua fresca y limpia dentro de la casa, y lleva una botella y un cuenco para tu peludo cuando salgáis al exterior. También puedes cambiar a una comida húmeda para perros durante los meses más calurosos, de este modo se aumenta la ingesta de líquidos.

Planifica los paseos

Procura evitar sacar a tu perro en las horas centrales del día. Los paseos a primera hora de la mañana o al atardecer, serán más frescos y agradables para tu compañero.

Introduce nuevos juegos

Introducir nuevos juegos que no impliquen correr demasiado, es una excelente elección cuando el clima es más caluroso.

●  Esconde juguetes o golosinas y deja que tu perro los huela.
●  Utiliza juguetes o golosinas para animar a tu perro a meterse en una piscina a la sombra.
●  Congela la comida o utiliza rompecabezas de comida especiales para mantener a tu perro estimulado sin demasiado esfuerzo físico.

No afeites a tu mascota

Puede que pienses que afeitar a tu perro en verano es la mejor solución para prevenir el sobrecalentamiento. Pero el pelaje de los perros está diseñado naturalmente para mantenerlos frescos durante el verano y calientes en invierno. No dudes en recortar el pelaje de tu mascota en verano, pero no lo afeites nunca. Asegúrate de dejar al menos un centímetro de pelo para proteger su piel de las quemaduras solares.

No descuides su aseo

El aseo y el peinado regulares (para ayudarle con la muda primaveral), mantendrán el pelaje de tu perro limpio, sin nudos y libre de pelo muerto y borra. Esto último es importante, ya que la borra les ayuda en invierno a atrapar el calor.

Usa crema solar canina

Aunque no lo creas, las mascotas también se queman con el sol, sobre todo las de pelo corto, fino o de color claro. Y al igual que en los humanos, duele e incluso puede provocar cáncer de piel. La buena noticia es que existen cremas solares especialmente formuladas para perros. Si no tienes la certeza de si tu perro necesita crema solar, pregunta a tu veterinario.

Si tienes previsto pasar un día al sol con tu perro, aplícale protector solar cada 3 o 4 horas en las zonas menos cubiertas de pelo, a saber: barriga, orejas y nariz. Utiliza únicamente protectores solares fabricados específicamente para mascotas.

Utiliza el chaleco salvavidas

Al igual que nosotros, los perros disfrutan refrescándose en el agua, ya sea en una piscina, un lago o en el mar. Pero ten mucho cuidado con el lugar que elijas para ello. No todos los perros nadan bien, e incluso los que sí lo hacen, pueden no saber salir. Además, las fuertes corrientes y las mareas, pueden arrastrar al animal.

Si decides llevar a tu perrito a navegar, asegúrate de que lleva un chaleco salvavidas de un color llamativo, para mantenerse visible y a flote en caso de accidente. Vigila siempre a tu compañero peludo cuando esté cerca del agua.

Protege las patas de tu perro de las superficies calientes

Protege las almohadillas de sus patas. Las superficies calientes pueden dañarlas, especialmente la arena, el metal, el cemento o el asfalto.

Las mascotas se calientan y se enfrían de abajo hacia arriba. Las superficies calientes no sólo pueden quemar sus patas, sino que además pueden aumentar la temperatura corporal y provocar un sobrecalentamiento.

Si no puedes pasear a tu perro durante las primeras y últimas horas del día, las botas para perros son una buena forma de proteger sus patas.

Mantén a tu perro sano

Es importante ayudar a tu perro a mantenerse lo más sano posible durante todo el año, sea cual sea la situación. En épocas de calor, es especialmente importante ayudarle a mantener un peso saludable. Es probable que tu mascota sea menos activa cuando el calor aprieta, y los paseos o los juegos deben trasladarse a las horas más frescas del día, con muchos descansos y tiempo a la sombra, por lo que puede ser una buena idea ajustar la cantidad de alimento que ingiere en proporción a la cantidad de energía que está consumiendo.

Mantener alejados a los parásitos

En verano, las pulgas, garrapatas, mosquitos y otros parásitos, se encuentran prácticamente por todas partes. Son portadores de un buen número de enfermedades que pueden poner en riesgo la salud de tu mascota.

Síntomas del golpe de calor en los perros

El golpe de calor se produce cuando el animal no puede hacer descender su temperatura corporal. Puede llegar a ser mortal.

La temperatura normal de un perro oscila entre los 37,5° y los 39° C. Todo lo que se encuentre por encima, significa que tu mascota está en peligro. Los perros no sudan como nosotros. Beben agua y jadean para disminuir su temperatura corporal.

Presta atención a estos posibles síntomas de sobrecalentamiento:

●  Jadeo intenso
●  Ojos vidriosos
●  Pulso acelerado
●  Encías secas o de color rojo intenso
●  Salivación excesiva y baba espesa
●  Vómitos o diarrea
●  Falta de coordinación
●  Patas tambaleantes
●  Pérdida de conocimiento

Cómo tratar el golpe de calor en los perros

Si crees que tu perro sufre un golpe de calor, debes actuar rápidamente. Trasládalo a una zona fresca y a la sombra. Aplícale toallas empapadas en agua fría sobre la cabeza, el cuello y el pecho, y deja que beba agua o lama un cubito de hielo. Llévalo al veterinario tan pronto como te sea posible. Nunca lo pongas directamente en agua helada ni le dejes beber demasiado, ya que podría entrar en shock.