En la Sabana
Termitas

REINO
Animalia
subclase
Pterygota
FILO
Arthropoda
infraclase
Neoptera
superclase
Hexapoda
orden
Isoptera
clase
Insecta
   
       

Los isópteros son un orden de insectos conocidos vulgarmente como termitas, termes, turiros o comejenes, y también como «hormigas blancas», por su semejanza superficial con las hormigas, con las que no están evolutivamente emparentadas. Su nombre científico se debe al hecho que las termitas adultas presentan dos pares de alas de igual tamaño.

Estudios filogenéticos han demostrado que el pariente más cercano de la termita es la cucaracha, por esta razón, las termitas a veces se colocan en el orden Dictyoptera, que también contiene a las mantis.

Son un grupo de insectos sociales, al igual que las hormigas, con quienes a menudo se les confunde. Viven en colonias que pueden llegar a más de 1 millón de individuos. Existen aproximadamente 2.750 especies en 7 familias, y la mayoría vive en los trópicos, donde construyen nidos impresionantes (termiteros).

Habitualmente son pálidas y suaves, con bocas masticadoras y antenas cortas, pero la forma de su cuerpo varía de acuerdo a su función en la colonia.

Algunas termitas se alimentan de madera o plantas, pero otras se alimentan de hongos que cultivan en «jardines» subterráneos. Aunque son importantes en las cadenas alimentarias, muchas son plagas destructoras. Su metamorfosis es incompleta.

Las termitas se alimentan de la celulosa contenida en la madera y sus derivados, la que degradan gracias a la acción de los protozoos de su sistema digestivo, con los que viven en simbiosis. La mayor parte de las termitas son de climas tropicales o subtropicales, pero unas pocas viven en climas templados. Representan 25% del total de la población de insectos del planeta.

Las termitas son abundantes y diversas en América del Sur, África y Australia, particularmente en los bosques tropicales de tierras bajas y las sabanas.

Muchas especies construyen colonias en forma de montículos y otras muchas son arbóreas o de vida subterránea. Las termitas que construyen montículos remueven grandes cantidades de tierra en los suelos duros y poco fértiles, con lo que contribuyen a la aparición de pequeñas plantas que pueden alcanzar el tamaño de arbustos y pequeños árboles.

Las termitas por sí mismas no son capaces de digerir la celulosa, pero pueden aprovechar sus nutrientes gracias a la degradación de celulosa que realizan protozoos que viven en simbiosis dentro del aparato digestivo de las obreras. La alimentación del termitero se produce por trofalaxia, las termitas transportan el alimento en el estómago, y lo transmiten a otros individuos a través del conducto anal o de la boca. Las termitas tienen importancia económica como plaga en estructuras de madera, obras de arte y productos almacenados.

Es difícil saber si una colonia de termitas está atacando una estructura, debido a su reducido tamaño y a que poseen fototropismo negativo, es decir, huyen de la luz. Actualmente, existen aparatos especializados para poder escucharlas a través de un tabique, y descubrir si realmente existe actividad termítica.

Viven en colonias que pueden contar hasta con 3 millones de individuos. En cada colonia, la reina o reinas, pues existen colonias con varias parejas reales, son las únicas que ponen huevos y sus ovarios aumentan en tamaño de forma sorprendente. La mayoría de estos insectos carece de alas, pero durante la época de la reproducción, algunas desarrollan estos órganos y abandonan el grupo para formar colonias propias.

Los isópteros con insectos holometábolos con fases de huevo, larva, pupa y adulto. Los adultos se diferencian en castas.

Una colonia de termitas se compone de tres castas básicas: obreras, soldados y reproductores. En algunas especies existe una cuarta casta: pseudoergados.

Obreras

Son ápteras, exclusivamente hembras, pequeñas, sexualmente inmaduras y con excepción de la familia Hodotermitidae, todas las demás son ciegas. Esta casta cumple un papel importante en las colonias, ya que es la que desarrolla la mayor parte de los trabajos en el nido, entre los que se pueden mencionar: la construcción y mantenimiento; el cuidado y alimentación de los juveniles; alimentación de las castas que no se pueden alimentar por sí mismas, como los soldados y la pareja real; elaboración de túneles para la búsqueda de alimento; acicalamiento y limpieza de otras castas. Su cuerpo generalmente está poco esclerotizado (que posee escleritos: láminas duras, quitinosas o calcáreas, que son piezas del exoesqueleto).

Soldados

Son adultos estériles de ambos sexos. Se reconocen fácilmente por tener una cabeza grande y bien esclerotizada, que a veces llega a ser más grande que el resto del cuerpo. Muchos tienen las mandíbulas muy desarrolladas para morder al enemigo; otros están más especializados y tienen un rostro puntiagudo asociado a glándulas, de modo que pueden repeler a otros animales con chorros de esta secreción. Las secreciones pueden ser de diferente tipo, aunque lo más normal es que sean tóxicas, repelentes a pegajosas. Su papel es la defensa de las colonias de termitas.

Reproductores primarios (pareja real)

Los reproductores primarios son llamados rey  y reina. Sus cuerpos están normalmente bien esclerotizados, excepto la hembra de algunas especies, cuyo abdomen puede llegar a ser enorme debido a la hipertrofia de sus ovarios. Pueden alcanzar el tamaño de un dedo humano.

Reproductores secundarios

En el caso que la reina muera o que esté muy vieja y su producción de huevos decrezca, se pueden producir reinas sustitutas. Tienen el cuerpo normalmente menos esclerotizado que los primarios.

 

Pseudoergados

Casta no presente en todos los termiteros. Individuos no totalmente diferenciados que en función de las necesidades de la colonia pueden transformarse en una de las tres castas principales: obreras, soldados o reproductores secundarios.

Otra característica de todos los insectos eusociales son los nidos; en el caso de las termitas presentan una gran diversidad; algunas veces presentan una arquitectura compleja, pudiendo llegar a alcanzar tamaños formidables (más que 1.000 m³ en algunos Macrotermes).

El hábitat primitivo de las termitas fue probablemente dentro de madera muerta, como troncos, partes muertas de árboles vivos; donde la sociedad encontraba alimento y refugio, lo que denominan como nidos de una pieza.

Dentro del grupo de nidos separados se distinguen tres principales categorías:

- Nidos subterráneos, este termitero está en el subsuelo, a más de 40 metros del lugar en el que se detectan sus señales.

- Nidos epígeos o termiteros catedrales, son un tipo de nido que sobresale de la superficie del suelo (montículos). Algunas termitas construyen los nidos como columnas que pueden llegar a medir 8 metros, pero lo más común es que midan de 3 a 4. Están orientadas al norte: la altura y la orientación ayudan a regular la temperatura, con un margen de variación de uno o dos grados. Independientemente de la temperatura que haya fuera, dentro del termitero siempre hay una atmósfera fresca. Están construidos con una arcilla resultado de una mezcla de saliva, tierra y excrementos. Algunas construcciones consiguen tal dureza, que son necesarios explosivos para derruirlas.5 Este tipo de termiteros sólo lo construyen los termes bélicos.

- Nidos arbóreos, construidos en troncos o en una rama de un árbol, que siempre están unidos al suelo por galerías cubiertas.

MOSTRAR ANIMALES DE LA SABANA    (Mostrar | Ocultar)





Páginas recomendadas

ENERGÍA INTERIOR

Chakras: Información y Tratamientos

AROMAS QUE CURAN

Aromaterapia y Aceites Esenciales

LIBERA TU SER

Autoayuda y Crecimiento Personal

Tu aportación económica es valiosa para nosotros. Con tan sólo 2€, estarás ayudando a sufragar los gastos de mantenimiento y alojamiento de este sitio.
Sitio de pago seguro a través de PayPal - (en tu extracto aparecerá como «Donación www.liberatuser.es»)