En los Ríos, Lagos y Pantanos
Gavial

REINO
Animalia
orden
Crocodilia
FILO
Chordata
FAMILIA
Gavialidae
subfilo
Vertebrata
GÉNERO
Gavialis
clase
Sauropsida
ESPECIE
G. gangeticus
subclase
Diapsida
nombre binomial
Gavialis gangeticus
       

El gavial es la única especie del género Gavialis, que forma por sí solo una de las tres familias en que se divide el orden Crocodilia: la familia Gavialidae.

En la naturaleza encontramos al gavial en la India, Nepal, Pakistán e Indochina.

Fácilmente reconocible por su exclusivo hocico largo y delgado, el gavial es un cocodrilo grande de vida casi exclusivamente acuática. Habita en zonas apartadas y tranquilas en los grandes ríos, las cuales únicamente abandona para asolearse en el lodo o bancos de arena y para poner sus huevos. Para protegerse se sumerge en aguas profundas. El apareamiento también se realiza en el agua.

Se cree que el curioso hocico de estos animales está adaptado a una dieta a base de peces, ya que no sirve para cazar grandes mamíferos: podría llegar a partirse en caso de ejercer demasiada presión. Posee una bien armada mandíbula, provista de cien dientes pequeños y muy afilados, que cuando cierra, quedan perfectamente encajados entre sí. Atrapa peces de lado, y a continuación los voltea dentro de sus mandíbulas para así poder tragarlos desde la cabeza.

En comparación con otros especímenes, sus patas son relativamente débiles y cuentan con una membrana bastante amplia. Están poco desarrolladas, por lo que no puede caminar en tierra y apenas puede arrastrarse hasta el lodo. Posee una cola aplanada lateralmente y bien desarrollada, y patas traseras palmeadas para proporcionar una espectacular maniobrabilidad en aguas profundas.

Además de su hocico, llama la atención una especie de nudo o protuberancia en la punta de éste, en la zona de las fosas nasales. Dicha protuberancia sólo está presente en los machos, que la utilizan para emitir sonidos y producir burbujas durante el cortejo. Aparte de esto y sus curiosos ojos saltones, el cuerpo es el de un cocodrilo, aunque las patas son más pequeñas de lo normal. La piel está provista de escamas, y es de un color gris u oliva; que a menudo se emplea para confeccionar artículos de cuero. Con cierta frecuencia la piel presenta patrones, que les ofrecen un buen camuflaje.

De entre todos los cocodrilos y sus parientes, el gavial es el más acuático. Pasa mucho más tiempo en el agua que la mayoría de sus parientes.

Durante un tiempo se pensó que el falso gavial (Tomistoma schlegelii) o gavial malayo, se parecía al gavial sólo por evolución convergente, es decir, que no estaban emparentados. Pero recientes estudios bioquímicos demuestran lo contrario. Aun así, algunos científicos lo colocan en la familia Crocodylidae.

En la familia de los cocodrilos, el gavial es una de las especies más grandes. Hoy en día se encuentran individuos que alcanzan los 6 metros de longitud y un peso cercano a los 900 kg. Las hembras no superan los 4 m. de longitud y los 600 kg de peso. El gavial más grande documentado medía poco más de 7 metros, y existen relatos de algunos que sobrepasan los 9 metros. Pero aun así, éstos son enanos comparados con los que una vez existieron. Se han encontrado fósiles de gaviales que medían hasta 17 metros.

Durante la época de reproducción el macho adopta una férrea territorialidad y reúne un grupo de hembras. La hembra cava un nido bastante alejado de la orilla del agua.

Su reproducción es ovípara, la hembra hace una puesta de 20 a 60 huevos, notoriamente grandes (con un peso de 150 g), que necesitan entre 83 a 94 días para la eclosión de las crías. El cocodrilo gavial se aparea de noviembre a enero, aunque no pone sus huevos hasta la estación seca. Las crías tienen una longitud de 40 cm al nacer. La hembra pone sus huevos por la noche. Ella protege a los recién nacidos, pero no los lleva al agua, probablemente debido a la particular forma de sus mandíbulas. No pasan mucho tiempo con sus crías, rasgo que los diferencia de otros cocodrilos y caimanes.

Viven entre 40 y 50 años. Son conocidos por ser animales muy inteligentes, tienen una gran memoria, lo que les ayuda a desenvolverse muy bien en la naturaleza. También parece que se desenvuelven exitosamente en cautiverio.

Se alimentan principalmente de peces, aunque también cazan aves acuáticas. Los gaviales pequeños también comen renacuajos.

El gavial es inofensivo para el ser humano.

La navegación, agricultores, y pesticidas, están acabando con la especie, que ya estuvo muy cerca de ser exterminada durante la década de 1970. La cacería en exceso y la destrucción del medio ambiente fueron las causas principales. Se están tomando medidas que aparentan prometer una recuperación saludable. Actualmente está considerada en peligro su supervivencia como especie.

El gavial ha sido cazado por su piel, y ahora es uno de los más raros en Asia.

MOSTRAR ANIMALES DE LOS RÍOS, LAGOS Y PANTANOS    (Mostrar | Ocultar)





Páginas recomendadas

ENERGÍA INTERIOR

Chakras: Información y Tratamientos

AROMAS QUE CURAN

Aromaterapia y Aceites Esenciales

LIBERA TU SER

Autoayuda y Crecimiento Personal

Tu aportación económica es valiosa para nosotros. Con tan sólo 2€, estarás ayudando a sufragar los gastos de mantenimiento y alojamiento de este sitio.
Sitio de pago seguro a través de PayPal - (en tu extracto aparecerá como «Donación www.liberatuser.es»)