En los Ríos, Lagos y Pantanos
Gato de la jungla o de los pantanos

REINO
Animalia
FAMILIA
Felidae
FILO
Chordata
GÉNERO
Felis
CLASE
Mammalia
ESPECIE
F. chaus
ORDEN
Carnivora
nombre binomial
Felis chaus
       

El gato de los pantanos presenta un pelaje uniforme, sin un patrón de diseño determinado, sin manchas; de color arena, gris o rojizo. En algunos casos los adultos conservan algunas de las marcas típicas de los cachorros en forma de cuatro o cinco líneas poco marcadas en la cara exterior de sus extremidades anteriores. El hocico, garganta y vientre del gato de la jungla son de un color crema pálido, y su pelaje de invierno es más oscuro y denso que el de verano.

La cola es corta y negra en su extremo; es relativamente corta, aproximadamente 1/3 de la longitud total del cuerpo, y ésta puede estar rodeada por dos o tres círculos negros. La cara es larga y esbelta, y las orejas, altas y redondeadas, están rematadas por un mechón de pelos negros. En Pakistán e India se dan con regularidad casos de individuos completamente negros. Sus ojos son de un color amarillo brillante, con una mancha oscura en el pelo justo debajo, próximo a la nariz.

El tamaño y el peso del gato de los pantanos varían en función del lugar donde habita. Por lo general, los ejemplares mayores se encuentran en el Asia central soviética, donde llegan a pesar 16 kg y alcanzan una longitud de 94 cm. Más al sur, en India o Tailandia, suelen pesar entre 4 y 8 kg, y ser de la talla de un gato doméstico grande. Esta diferencia de tamaño entre diferentes zonas geográficas, se debe probablemente a la mayor competencia entre las diferentes especies de felinos en el este. La cola mide de 23 a 31 cm. Los machos adultos son más grandes y pesados ​​que las hembras adultas.

El gato de los pantanos se desenvuelve en hábitats muy diversos, desde cañaverales húmedos hasta áridas zonas de matorral, tierras cultivadas y selva cerrada.

Posee una de las distribuciones más extensas de todos los felinos pequeños, y se encuentra en tres continentes. En África, únicamente en Egipto, mientras que en Europa y Asia se distribuye por más de 25 países: Israel, Jordania y Siria al este; al norte, hasta el mar Caspio y Afganistán, y hacia el este, a  través de India, Nepal, la isla de Ceilán, Tailandia, suroeste de China e Indochina.

Nacen de dos a cuatro cachorros tras un periodo de gestación de 63 días. Pueden producirse dos partos en un mismo año. La madriguera puede ser alguna abandonada por otro animal o estar en un tronco de árbol hueco, un campo de cultivo o un denso cañaveral. Los jóvenes son amamantados hasta los tres meses de vida y a los seis ya son capaces de perseguir y dar muerte a sus propias presas. Los gatitos pesan al nacer de 43 a 160 gramos, tamaño que tiende a ser mucho menor en la naturaleza que en cautiverio. Nacen ciegos y desvalidos, abren los ojos a los 10-13 días. Los pequeños pueden presentar rayas o manchas en el pelaje, sin embargo, estas marcas suelen desaparecer con la edad y sólo se mantienen en la cara exterior de sus extremidades anteriores.

Los machos por lo general no participan en la crianza de los cachorros, pero en cautiverio se ha observado que son muy protectores con  sus crías, incluso más que las hembras o los machos de otras especies de gatos. Los jóvenes son independientes y abandonan a la madre después de ocho o nueve meses.

Alcanzan la madurez sexual entre los 11 y los 18 meses de edad. La esperanza de vida media del gato de la jungla en cautividad es de quince años, algunos ejemplares han alcanzado incluso los 20. En la naturaleza, el promedio de vida es de 12-14 años.

A excepción de la temporada de cría, los gatos de los pantanos son de hábitos solitarios, sin embargo, no es extraño observar pequeños grupos familiares, compuestos por el macho, la hembra y sus crías. Son más activos durante la noche, pero no son estrictamente nocturnos. Se observan con más frecuencia en la oscuridad, y recorren distancias de aproximadamente 5-6 km durante la noche. Suelen descansar durante el día en la cubierta de vegetación densa, pero a menudo toman el sol en los días fríos de invierno. A diferencia de la mayoría de las especies de gatos, los de esta especie son nadadores competentes, y tienen gran afinidad con el agua, donde se zambullen para atrapar peces con la boca.

Este felino caza generalmente en el suelo, y se ha comprobado que puede dar grandes saltos verticales cuando persigue aves. Caza a lo largo de pantanos, riberas de ríos, orillas y también zanjas y pozos ubicados en las proximidades de asentamientos humanos. Se alimenta principalmente de pájaros (incluidas aves de corral) y roedores de pequeño tamaño, aunque también derriba piezas mayores, como crías de axis. Capturan también lagartos, escarabajos y serpientes. Como son buenos nadadores, además capturan peces y anfibios.

La comunicación vocal consta de maullidos, píos, ronroneos, gorjeos, gruñidos, silbidos y ladridos. Estos sonidos no se han podido estudiar ampliamente, por lo tanto, sus significados se desconocen. Se comunican vía olfativa, como la mayoría de los felinos, utilizando la orina con la que marcan su territorio. También segregan una saliva que se emplea como marcador de olor para otros de su especie. Con estos olores los machos a menudo rozan las mejillas de las hembras que están en celo.

 

Al igual que sus crías, los ejemplares adultos de esta especie presentan marcas en el pelaje que ayudan a camuflarse de los depredadores potenciales, aunque a veces pueden ser presa de grandes serpientes y otros mamíferos de gran tamaño (por ejemplo, los leopardos Panthera pardus), su principal depredador es el ser humano (Homo sapiens).

Basado en gran parte en las diferencias morfológicas externas, esta especie de gatos salvajes se ha diferenciado en 10 subespecies, dependiendo de su ubicación geográfica, esto es: Felis chaus nilotica (Egipto), Felis chaus chaus (Cáucaso), Felis chaus furax (Isreal e Irak), Felis chaus oxiana (Syr Darya y Amu Darya), Felis chaus prateri (desierto de Thar en la región Indo-Pak), Felis chaus affinis (Himalaya), Felis chaus kutas (norte de India), Felis chaus valballala (sur de India), Felis chaus kelaarti (Sri Lanka), Felis chaus y fulvidina (Sudeste de Asia).

Esta especie figura en el Apéndice II de la CITES. La caza está prohibida en Bangladesh, China, India, Israel, Myanmar, Pakistán, Tayikistán, Tailandia y Turquía, pero no recibe protección legal fuera de las áreas protegidas en Bhután, Georgia, Laos, Líbano, Myanmar, Nepal, Sri Lanka y Vietnam.

La destrucción del hábitat y la persecución por los seres humanos son las principales amenazas para los gatos de los pantanos. A medida que aumenta la población humana, más tierras se cultivan y el hábitat natural de los gatos de la selva desaparece. A pesar de que son muy adaptables, estos ambientes alterados no son compatibles con la misma densidad de población de gatos. Además, los agricultores a menudo los cazan y envenenan por atacar y matar a las aves de corral, y también son cazados furtivamente por su piel. En la India se exportaron años atrás grandes cantidades de pieles de gato de los pantanos, antes de que fuera objeto de protección legal en 1976.

Aunque las leyes han sido implementadas para protegerlos, el comercio ilegal continúa en muchos países. Por ejemplo, en la última década, más de 3.000 pieles de felinos selváticos se han incautado en todo el mundo. En la actualidad son considerados como una especie de «preocupación menor» por la IUCN, sin embargo, las cifras de población continúan descendiendo.

MOSTRAR ANIMALES DE LOS RÍOS, LAGOS Y PANTANOS    (Mostrar | Ocultar)





Páginas recomendadas

ENERGÍA INTERIOR

Chakras: Información y Tratamientos

AROMAS QUE CURAN

Aromaterapia y Aceites Esenciales

LIBERA TU SER

Autoayuda y Crecimiento Personal

Tu aportación económica es valiosa para nosotros. Con tan sólo 2€, estarás ayudando a sufragar los gastos de mantenimiento y alojamiento de este sitio.
Sitio de pago seguro a través de PayPal - (en tu extracto aparecerá como «Donación www.liberatuser.es»)