En las Regiones Polares
Buey Almizclero

REINO
Animalia
subFAMILIA
Caprinae
FILO
Chordata
GÉNERO
Ovibos
CLASE
Mammalia
ESPECIE
O. moschatus
ORDEN
Artiodactyla
nombre binomial
Ovibos moschatus
familia
Bovidae
   
       

El buey almizclero, también llamado de forma menos frecuente «toro almizclero», es un bóvido que puede alcanzar hasta los 2,3 metros de longitud, 1,5 de altura en la cruz, y un peso máximo de 400 kg. La cola mide 9-10 cm.

El cuerpo es robusto y compacto, y las patas, cuello, cola y orejas son cortos. La capa exterior está compuesta por pelos protectores de color marrón oscuro, que llegan casi hasta el suelo y hacen resbalar la lluvia y la nieve de manera eficaz. La segunda capa de piel está conformada por pelos finos, suaves, de color marrón claro, que le proporcionan un excelente aislamiento. Todo esto le ayuda a hacer frente a los fríos polares típicos de la tundra de donde es originario. El lomo medio y las patas son más claros que el resto del cuerpo.

Su aspecto recuerda mucho al yak. Los individuos de ambos sexos exhiben cuernos anchos (aunque en el caso de las hembras están menos desarrollados), de aspecto aplastado, que casi se juntan en la protuberancia central, se curvan hacia abajo y luego se elevan en las puntas, de forma vagamente similar a los del búfalo cafre africano.

Se les estima una esperanza de vida de 25 años.

A pesar de su fuerte parecido externo con los bovinos, los «bueyes» almizcleros pertenecen a la subfamilia Caprinae, la misma en la que están incluidas las cabras y las ovejas. Esta curiosa naturaleza se manifiesta en el nombre científico del género, Ovibos, formado por la conjunción de las palabras latinas para oveja (ovis) y buey (bos). El buey almizclero debe su nombre al fuerte olor que expelen los machos en celo, que se atacan y embisten para conquistar a las hembras.

Este pariente de la cabra es un superviviente nato que sigue paciendo entre los arbustos de sauce y en las praderas, mientras resiste temperaturas invernales inferiores a los 40 grados bajo cero. La mayoría de bueyes almizcleros de Europa viven al sur, oeste y noreste de Groenlandia; pequeñas poblaciones reintroducidas sobreviven también en Femundsmarka y Dovrefjell, en Noruega, y en Härjedalen, en Suecia. Asimismo se están reintroduciendo en ciertos enclaves de la tundra rusa. La lana de buey almizclero recibe el nombre de qiviut  en lengua inuit, y se considera una de las lanas más calientes que existen, comercializada a un precio aproximado de 1.000 €/kg.

Los bueyes almizcleros son animales sociales, que forman manadas mixtas de entre 10 y 100 individuos durante todo el año. Las manadas son mayores en invierno que en verano, y están compuestas por machos y hembras. Se les suele encontrar en zonas de precipicios y en las altas cumbres de las montañas, donde la altura de la nieve es menor por el efecto del viento.

Los machos compiten entre sí por el derecho a la reproducción. Forman harenes, donde el macho dominante intentará aparearse con todas las hembras en estro de la manada. A partir de finales de verano y en otoño, los machos competirán por el dominio, empleando comportamientos muy ritualizados. Los machos tratan de intimidar a los demás mediante posturas, rugidos, balanceos de cabeza, orinando sobre las patas delanteras con marcadores de olor fuerte, exhibiendo su tamaño y su cabeza. Durante estos combates,  los machos se enfrentan entre sí desde una distancia de 45 metros, y luego embisten, a una velocidad de hasta 32-40 km/hora, para acabar estrellándose contra los cuernos del contrincante. Se puede repetir este proceso hasta 10 o 12 veces, o hasta que uno de los machos no pueda continuar o huya. Este comportamiento raramente es fatal para los participantes. Los machos que compiten por el dominio, por lo general son de edades comprendidas entre 6 y 8 años. Los que son mayores no suelen ser lo suficientemente fuertes, y los más jóvenes, no suelen ser lo suficientemente grandes. La competencia entre ellos en ocasiones da lugar a machos solitarios.

Una vez que se determina el dominio, el macho intentará mantener a las hembras juntas para defenderlas de otros machos. Los machos dominantes pueden criar varias veces con cada hembra durante una misma temporada. Los ejemplares jóvenes y los no dominantes, suelen mantenerse a cierta distancia del harén.

Las hembras con las que se apareen darán a luz una única cría 9 meses más tarde, al comienzo del verano ártico del año siguiente (mayo). Los gemelos se producen en raras ocasiones y no suelen sobrevivir. Por lo general en los 45 minutos siguientes al nacimiento, los terneros se pondrán de pie. Los pequeños típicamente pesan 9-11 kg al nacer y pueden ganar hasta 0,5 kg al día. A pesar de que nacen con un buen manto protector, son dependientes de sus madres, en quienes buscan calor y alimento por lo menos durante el primer invierno, a veces más. Los terneros se alimentan como los adultos a las pocas semanas de nacer, aunque siguen gozando de los cuidados maternos durante 10-12 meses, incluso más, dependiendo de la disponibilidad de alimentos, el nacimiento de un nuevo ternero y el temperamento de la madre. Los pequeños siguen a sus madres y se esconden bajo sus faldas (manto) cuando se sienten amenazados.

 

Si son hembras, alcanzarán la madurez sexual a los dos años, pero si son machos, tardarán hasta cinco años.

Los bueyes almizcleros son unos grandes amantes de sus crías, y reaccionan protegiéndolos con gran agresividad del ataque de sus principales depredadores (aparte del hombre), los lobos y los osos polares. Cuando se encuentra bajo amenaza  -por ejemplo, lobos u osos polares- machos y hembras adultos se reúnen en un círculo, donde todos miran hacia afuera, y los más jóvenes y vulnerables quedan protegidos en el centro. El círculo va rotando poco a poco con el fin de que no sean siempre los mismos ejemplares quienes hagan frente al acoso de los atacantes. Los miembros más grandes del rebaño, pueden romper el círculo para embestir o intimidar al enemigo.

En verano come juncos y pastos de los valles, y en invierno ramonea en tierras más altas, donde el viento mantiene el suelo libre de nieve.

Esta especie es originaria de Europa, donde se adaptó paulatinamente al frío de las glaciaciones, hasta el punto de no poder vivir en otro clima que el periglaciar.

A finales del Pleistoceno cruzó el Estrecho de Bering y pasó a Norteamérica, extinguiéndose en Europa y Asia al inicio del Holoceno.

En las primeras décadas del siglo XX fue cazado hasta la extinción en Alaska, quedando relegado al norte de Canadá y Groenlandia. Por suerte, se decidió protegerlo y reintroducirlo en el territorio estadounidense, de donde había desaparecido. Posteriormente, la especie fue introducida también en el archipiélago de Svalbard (1929, fallida), sur de Noruega (1932) y Siberia (1975).

A pesar de que sigue siendo objetivo de los cazadores, la especie goza actualmente de buena salud y sus poblaciones se encuentran en proceso de crecimiento. En tiempos recientes, la población introducida en Noruega ha llegado a rebasar la frontera con Suecia.

MOSTRAR ANIMALES DE LAS REGIONES POLARES    (Mostrar | Ocultar)





Páginas recomendadas

ENERGÍA INTERIOR

Chakras: Información y Tratamientos

AROMAS QUE CURAN

Aromaterapia y Aceites Esenciales

LIBERA TU SER

Autoayuda y Crecimiento Personal

Tu aportación económica es valiosa para nosotros. Con tan sólo 2€, estarás ayudando a sufragar los gastos de mantenimiento y alojamiento de este sitio.
Sitio de pago seguro a través de PayPal - (en tu extracto aparecerá como «Donación www.liberatuser.es»)