Gatos de Raza

Somalí

NOMBRE
Somalí
OTROS NOMBRES
---
CONSTITUCIÓN
Estilizado y musculoso
COLORES
Liebre, azul, rojizo, beige, liebre plateado, azul plateado, rojizo plateado, beige plateado
       

El   SOMALÍ es un abisinio con el pelo largo. Se suele describir como un gato de aspecto salvaje por su pelaje enmarañado y su poblada cola, pero en realidad es una raza mansa y sociable. Presenta el manto punteado característico del abisinio, con bandas coloreadas en cada pelo.

Tipo: tamaño mediano.

Cabeza: forma triangular algo redondeada, sin líneas rectas.

Ojos: almendrados, grandes, brillantes y expresivos.

Cuerpo: alargado y bien desarrollado muscularmente.

Cola: gruesa en la base y muy poblada.

Pelaje: semilargo, suave al tacto, sedoso y de textura fina.

Colores: Liebre, azul, rojizo, beige, liebre plateado, azul plateado, rojizo plateado, beige plateado.

Clasificación general
: Gatos de pelo semilargo.

ORÍGENES DE LA RAZA

En un principio la historia del solmalí fue similar a la del balinés. Cuando ocasionalmente aparecían crías de pelo largo en las camadas de abisinios, los criadores las esterilizaban y las vendían. En un primer momento se creyó que eran producto de cruces con alguna raza de pelo largo, pero después se descubrió que algunas estirpes de abisinios habían sido portadoras de genes recesivos de pelo largo durante varias generaciones. Cuando este gen estaba presente en ambos adres, nacían cachorros de pelo largo.

REGISTRO DEL PEDIGRÍ

Los primeros pasos en el desarrollo del somalí como raza se dieron en Australia, país en el que se expuso por primera vez en 1965, y en Canadá, donde se fundó una estirpe hacia la misma época.

El nombre es un homenaje a la relación de la raza con el abisinio, pero nada más. Ni el origen ni el desarrollo del somalí tienen relación alguna con África.

La US Cat Fanciers’Association le concedió en 1978 categoría de campeonato y otras asociaciones norteamericanas siguieron el ejemplo. Actualmente la raza está reconocida también en Europa.

CARACTERÍSTICAS

Es un gato mediano con una figura grácil y estilizada, pero musculosa. El lomo debe estar algo arqueado. Las patas son largas y delgadas, con pies pequeños, ovalados y cubiertos de pelo. La cola es gruesa en la base y algo puntiaguda, muy poblada. La cabeza tiene una forma triangular algo redondeada, sin líneas rectas; los rasgos son curvos y suaves.

Presenta una ligera elevación entre el puente de la nariz y la frente. Las orejas están bien separadas y situadas en la parte trasera de la cabeza. Son grandes, anchas en la base y puntiagudas, contienen mechones de pelo abundantes similares a los del lince, y están erguidas.

Los ojos son almendrados, grandes, brillantes y expresivos. Encima de cada ojo se observa una línea corta y vertical, como una raya de lápiz, que va del párpado superior hacia la oreja. Es el último vestigio del patrón tabby.

En todos los colores de manto se exigen ojos dorados o verdes. El pelaje es suave al tacto, sedoso y de textura fina. Debe ser lo más tupido posible y la longitud mediana, excepto por encima de los hombros, donde puede ser algo más corto.

Debe presentar collar y calzones abundantes.

COLORES

En el somalí denominado de color liebre, el manto es de un tono marrón anaranjado y todos los pelos están punteados en negro: el color más oscuro se observa en el extremo exterior. Se aprecia también un tono más oscuro a lo largo de la columna y la cola, que acaba con una punta negra. El vientre, la cara interna de las patas y el pecho, deben presentar un color liebre uniforme sin punteado. En las orejas se aprecia un punteado negro o marrón oscuro.

El pelo que cubre los dedos de los pies debe ser negro o marrón oscuro, y las manchas negras que se aprecian entre los dedos deben prolongarse por detrás de las patas traseras. Las plantas de los pies son negras o marrones y la trufa, de un tono rojizo.

En la variedad rojiza, el cuerpo es de un tono rojo cálido y brillante, lo más intenso posible, y el punteado, de color chocolate. Las orejas y la cola presentan un punteado chocolate. El vientre, la cara interna de las patas y el pecho son de color marrón rojizo sin punteado. El pelo que cubre los pies es chocolate y las plantas de los pies y la trufa de la nariz, rosadas.

En la variedad azul, el cuerpo es de un tono gris azulado cálido y suave, con punteado azul pizarra y subpelo marfil. Finalmente, en la variedad beige, el color del cuerpo es de un beige rosado cálido combinado con un punteado marrón claro. También existen variantes plateadas de los cuatro colores descritos: liebre, rojizo, azul y beige.

CUIDADOS

Sólo se debe tener un gato somalí si se le puede dejar salir al exterior durante el verano y se dispone de un lugar cálido donde pueda cobijarse en invierno; esta raza sufre bastante en los climas fríos.

Es un gato cauteloso al principio pero afectuoso en cuanto se instala.

El pelaje no se apelmaza y sólo es necesario cepillarlo de vez en cuando.

Una camada típica está formada por 3 o 4 crías. Al nacer los cachorros tienen un manto muy oscuro y el punteado no aparece hasta la madurez, a los 18 meses.

 

RAZAS DE GATOS   -   Mostrar  /  Ocultar