Gatos de Raza
Balinés

NOMBRE
Balinés
OTROS NOMBRES
Javanese (EE.UU), en algunos colores
CONSTITUCIÓN
Estilizado
Musculoso
COLORES
Foca, chocolate, azul, lila, rojo, crema, tortuga y tabby, todos en la variedad colourpoint. En Europa, la Federación Internacional Felina aplica la denominación javanés a un gato balinés sin color en las puntas.
       

A veces los nombres de las razas pueden crear confusión. Si bien las raíces del angora turco y el van turco se remontan efectivamente a Turquía, no existe ninguna relación entre el balinés y la isla de Bali, en el Sureste Asiático; su nombre debió surgir de un círculo inspirado en esta cultura.

Tipo: oriental.
Cabeza: de tamaño medio, bien equilibrada, triangular, de perfil recto, hocico fino, orejas grandes y puntiagudas.
Ojos: medianamente grandes, ni prominentes ni hundidos, almendrados, ligeramente oblicuos; de color azul intenso.
Cuerpo: alargado, esbelto, grácil, elegante, osamenta fina y musculatura fina.
Cola: muy larga, delgada y puntiaguda.
Pelaje: Fino y sedoso, semilargo en el cuerpo y algo más largo en el vientre, hombros y cola.
Colores: blanco, solid points y tabbit points en varias coloraciones sólidas y tortuga (la CFA sólo admite cuatro: seal point, blue point, chocolate point y lilac point).

Carácter: Tan grácil como las bailarinas balinesas.

A los aficionados a los gatos que no conozcan la raza, el balinés les parecerá una contradicción: un siamés puro de pelo largo. En términos genéricos, es un siamés homozigótico; su genotipo incluye dos genes recesivos de pelo largo I, uno de cada padre, por lo que todos los apareamientos dan lugar a crías de pelo largo.

El origen de la raza se remonta a los años cuarenta, cuando empezaron a aparecer crías con pelo largo en las camadas de siameses (existe cierta polémica en el ámbito felino sobre si fue una mutación espontánea, o el resultado de la crianza selectiva), como no cumplían los criterios del siamés, los criadores los vendían como animales de compañía y el mundo felino no se interesó por ellos.

Gatos de Raza - Balinés

A mediados de los años cincuenta, y como consecuencia del aumento de la población, los criadores estadounidenses desarrollaron el rasgo, con la intención de establecer una nueva raza. El primer paso para el reconocimiento es criar gatos suficientes que cumplan el estándar deseado, para poder mantener la raza sin excesiva consanguinidad. Los primeros balineses criados selectivamente, nacieron en 1955, en Estados Unidos, a partir de dos siameses con mutaciones de pelo largo.

En un principio la raza se denominó «longhaired siamese» (siamés de pelo largo), pero la criadora neoyorquina Helen Smith, decidió bautizarla balinés, por sus gráciles movimientos, que le recordaban a las bailarinas de la isla indonesia de Bali.

A esta veterana criadora de gatos siameses, le encantaban los gatitos de pelo largo que a veces aparecían en las camadas de sus siameses. Helen Smith no se dedicó a soñar con la cría, sino que se puso a trabajar duramente en ello: participó en un programa de cría y consiguió que en 1961 se pudieran mostrar ocho balineses en una exposición celebrada en Estados Unidos. Siete años más tarde sorprendió al maravillado público con 23 representantes de esta elegante raza felina.

La CFA (Ca´st Fanciers Association) reconocería esta «nueva» raza en el mismo año (1970), con lo que los balineses ya podían participar en concursos. Después de que los balineses hicieran furor en Estados Unidos, en Europa también surgió interés por estas bellezas de pelo largo, hasta que fueron reconocidos por la FIFe en 1983, con lo que pareció tener el camino despejado para la cría y para las exposiciones.

Pero los que habían soñado con que los balineses tendrían un gran éxito, quedaron decepcionados. En toda Europa solamente hubo un puñado de criadores que se interesaron por esta raza, y hasta hoy las cosas no han cambiado mucho. El balinés sigue siendo una de las razas de gatos más escasos y no disfruta, ni de lejos, de una popularidad tan grande como el resto de razas.

El balinés es un gato extraordinariamente bello y estilizado, como es lógico dado su origen siamés, pero además su largo pelaje suaviza los rasgos y los colores del siamés puro. La cabeza es mediana, puntiaguda y con forma triangular, al modo siamés, aunque en este caso el pelo largo también difumina en cierto modo los rasgos. La nariz y las puntas de las orejas deben formar un triángulo perfecto. La nariz es larga y recta, y no presenta stop al unirse a la frente. Los ojos, siempre de un azul vivo en todos los colores de manto, son almendrados y están algo inclinados hacia la nariz. Deben estar separados por un espacio como mínimo tan ancho como un ojo.

Su constitución es delgada y estilizada, pero bien musculada, con un cuello largo y esbelto, patas largas y delgadas, y pies pequeños y ovalados. La cola, larga y delgada, pero con un penacho, termina en punta y está cubierta de pelo fino y sedoso.

 

El manto se compara a veces con el del armiño. El pelo es largo y fino, sin subpelo lanoso ni collar. El color básico del pelaje es un blanco uniforme o un tono blanquecino. En los gatos más viejos, suele ser más oscuro, pero siempre debe existir un claro contraste entre los tonos del fondo y las puntas. La marca de la cara debe extenderse hasta la mandíbula, los pómulos y la frente, pero entre las orejas debe observarse el color de fondo.

La raza presenta sólo variedades colourpoint, y las puntas deben tener una densidad de color uniforme. En general, los estándares de exposición del balinés, son idénticos a los del siamés, a excepción de largo del pelaje.

El balinés es un gato más tranquilo y menos exigente que su antepasado siamés, pero le gustan las acrobacias. También disfruta practicando juegos que implican mucho movimiento, tanto solo como con sus dueños, y le gusta prestar y recibir atención. Sin duda, no es un gato que se pueda dejar solo durante largos periodos, ya que hay que dedicarle mucho tiempo.

Es fácil de peinar, basta con pasarle un cepillo suave una o dos veces por semana. Como carece de subpelo, tiene un manto sedoso y plano que no suele enredarse ni apelmazarse.

Las crías nacen con el pelaje totalmente blanco, desarrollan las marcas de las puntas en las primeras semanas de vida.

Las hembras maduran pronto y normalmente dan a luz camadas de 3 o 4 crías. Son célebres por ser unas madres excelentes que juegan incansablemente con sus hijos. Por ello, los cachorros se desarrollan rápidamente y pronto aprenden un amplio repertorio de juegos y actividades que pueden incluir, por ejemplo, un tratamiento irrespetuoso hacia cortinas y muebles tapizados.

Si se compara el aspecto de los balineses «modernos» con el de los primeros ejemplares que se criaron, se nota una importante diferencia: todo su genotipo se ha modificado para ganar en perfección y expresividad.

Los periódicos cruzamientos con siameses han permitido que actualmente podamos disfrutar de balineses de pelo semilargo y características muy definidas. Este estupendo resultado es la recompensa por la labor realizada durante décadas por un grupo relativamente pequeño de apasionados criadores.

MOSTRAR RAZAS DE GATOS    (Mostrar | Ocultar)





Páginas recomendadas

ENERGÍA INTERIOR

Chakras: Información y Tratamientos

AROMAS QUE CURAN

Aromaterapia y Aceites Esenciales

LIBERA TU SER

Autoayuda y Crecimiento Personal

Tu aportación económica es valiosa para nosotros. Con tan sólo 2€, estarás ayudando a sufragar los gastos de mantenimiento y alojamiento de este sitio.
Sitio de pago seguro a través de PayPal - (en tu extracto aparecerá como «Donación www.liberatuser.es»)