Extinción
Colibríes y Vencejos (troquiliformes y apodiformes)

Expertas voladoras, estas aves tienen una especial estructura alar que les permite realizar increíbles acrobacias. Los colibríes se desplazan de acá para allá sin parar, mientras que los vencejos no bajan al suelo si no es para reproducirse. Algunas especies se encuentran al borde de la extinción debido a la pérdida de su hábitat, así que podemos perder una de las aves más maravillosas que existen.

CARACTERÍSTICAS ÚNICAS

Antes unidos en el mismo orden, colibríes y vencejos han sido reconocidos como suficientemente diferentes a partir del ADN como para formar dos grupos: Troquiliformes y Apodiformes respectivamente. Estos ofrece un buen ejemplo del modo en que las actuales técnicas genéticas han permitido mejorar la clasificación de las aves del mundo.

Una de las características distintivas que comparten estas extraordinarias aves, son sus diminutas patas que llevaron a considerarse ápodas (es decir, «sin pies»). Esta adaptación a la vida en el aire hace que colibríes y vencejos no puedan caminar, ni incluso saltar; en efecto, sólo pueden aferrarse a superficies verticales. Otra característica, única de estos grupos, es que la articulación del «codo» del ala se sitúa cerca del cuerpo, para lograr la máxima flexibilidad. Los colibríes pueden sostenerse en el aire y son las únicas aves capaces de volar hacia atrás, mientras que grupos de vencejos maniobran en formaciones cerradas y de rápidos movimientos similares a patrullas aéreas.

El sobrio plumaje gris o marrón de los vencejos es tan poco destacado como espectacular es su vuelo, pero los colibríes tienen vívidos colores con plumas iridiscentes que brillan a la luz del sol.

RITMO FRENÉTICO

El colibrí bate sus alas, incansablemente, 80 veces por segundo, y se alimenta regularmente del energético néctar de las flores. También los vencejos se mueven permanentemente, pasando la mayor parte de su vida en vuelo. Se alimentan atrapando insectos en el aire mientras vuelan con el pico abierto.

Estas aves difieren en su ciclo vital. Los colibríes viven poco y se reproducen rápido, mientras que los vencejos viven más y se reproducen lentamente. En este último grupo, la temporada anual de cría puede ser bastante prolongada. En contraste, los polluelos de colibrí crecen rápidamente y muchas especies pueden tener diferentes crías en el mismo año.

RELACIÓN CON EL HOMBRE

Los colibríes revisten importancia en la historia cultural de Latinoamérica, y los científicos que describieron estas aves dieron a los diferentes géneros algunos hermosos nombres como: topacio, rubí, diamante, esmeralda… También son ecológicamente interesantes debido a que polinizan muchas flores como bromelias, heliconias y fucsias. Si la población de colibríes desciende en una zona, determinadas flores pueden desaparecer con graves consecuencias para la salud del ecosistema.

La principal amenaza para los colibríes es la pérdida de su hábitat, especialmente la selva y el bosque tropical seco. De las 335 especies, aproximadamente 30 están en riesgo global, y una por lo menos, el ángel de Bogotá, podría haberse extinguido. Muchas de las especies en peligro, incluyendo la singular amazilia ventricastaña de Colombia, se encuentran sólo en áreas reducidas, por lo que el daño sobre el hábitat puede resultar catastrófico.

Comparados con los colibríes, los vencejos están menos amenazados: de las 102 especies, sólo seis están en peligro. Estas aves en desplazamiento continuo se alimentan cada día en diferentes áreas, por lo que no dependen de un hábitat específico. En este caso, el principal peligro es la pérdida de los lugares donde anidan y las molestias durante la temporada de cría.

SOPA DE NIDO DE AVE

 

Los rabitojos son pequeños parientes de los vencejos que crían en grandes colonias en cuevas, donde construyen nidos con restos de plantas pegados con saliva a las paredes. Durante siglos han sido capturados para hacer sopa de nido. Esta práctica puede mantenerse si se realiza cuidadosamente sin sobrepasar el límite sostenible, porque la población de rabitojos de algunas islas, como los de Seychelles y Mascareñas, son muy vulnerables a la sobreexplotación.

COSECHA AMENAZANTE

Los picaflores admirables de los bosques secos del noroeste de Perú están desapareciendo rápidamente. Peligran por la extensión de cultivos como el café y la marihuana.

ESMERALDA HONDUREÑO

Dos especies de colibríes desaparecieron hace tiempo: los esmeraldas de Brace y de Gould, que fueron vistos por última vez en el siglo XIX. Ahora uno de sus parientes vivos, el esmeralda hondureño, podría seguir sus pasos. Esta especie críticamente amenazada, vive en un área de 12 kilómetros cuadrados de Honduras, Centroamérica. Aunque las estimaciones varían, se cree que quedan menos de 200 individuos. La población tiende a disminuir de modo que podría ser demasiado tarde para evitar su desaparición.

El esmeralda hondureño tiene la garganta y la parte alta del pecho azul brillante, y el resto es verde metálico. Como todos los colibríes, depende de las flores para alimentarse, pero complementa su dieta de néctar con algunos insectos. No se sabe si se alimenta sólo de algunos tipos de flores, o si no es tan exigente, lo que puede ser importante para su preservación.

El esmeralda hondureño está limitado a un árido bosque espinoso, donde dominan las plantas suculentas adaptadas a la sequía, los cactus y las mimosas. La mayor parte de este hábitat ha sido destruido para dejar paso al ganado, las plantaciones de piñas y el cultivo de arroz.

MOSTRAR ESPECIES EN PELIGRO DE EXTINCIÓN    (Mostrar | Ocultar)





Páginas recomendadas

ENERGÍA INTERIOR

Chakras: Información y Tratamientos

AROMAS QUE CURAN

Aromaterapia y Aceites Esenciales

LIBERA TU SER

Autoayuda y Crecimiento Personal

Tu aportación económica es valiosa para nosotros. Con tan sólo 2€, estarás ayudando a sufragar los gastos de mantenimiento y alojamiento de este sitio.
Sitio de pago seguro a través de PayPal - (en tu extracto aparecerá como «Donación www.liberatuser.es»)