Extinción
Ballenas con Barbas (cetáceos)

Los animales más grandes de la tierra, las ballenas, han ocupado durante mucho tiempo el centro de atención. Su trágica situación después de más de un siglo de masacre fue, finalmente, reconocida en 1986 al establecer una amplia moratoria para su caza. La recuperación de su población parece avanzar, pero desde entonces, han aparecido otras amenazas.

ALIMENTO FILTRADO

Las doce especies de ballenas con barbas forman el pequeño grupo de los Cetáceos (ballenas, delfines y marsopas). Su sistema de alimentación es muy característico: de su mandíbula superior cuelgan unas placas queratinosas, denominadas «barbas», que tienen aspecto filamentoso.

Para comer, la ballena abre la boca para que entre la mayor cantidad de agua posible y presiona la lengua contra las barbas, atrapando de este modo plancton, krill y pequeños peces.

¿CUÁNTAS BALLENAS?

Desde que se estableció la prohibición internacional de caza, se cree que la población se ha estabilizado o se ha recuperado gradualmente. Pero no es seguro. Por ejemplo, en el caso del rorcual norteño, la última especie explotada en masa, es dudoso. Además, calcular la población y distribución de las ballenas es muy complicado e inexacto.

Las balizas de radio y el seguimiento por satélite pueden ayudar, pero todavía se depende de las observaciones eventuales (y no siempre seguras) de pescadores, cargueros y barcos de pasajeros, y es complicado debido a la migración de la mayoría de las especies. Cálculos recientes estiman que existen entre 4.000 y 15.000 ballenas azules, el mayor animal del mundo de más de 150 toneladas de peso y 30 m de longitud.

RUMBO DE COLISIÓN

Se considera que la mayor parte de las grandes ballenas están en peligro. La situación, por ejemplo, de la ballena franca del Cantábrico es crítica, existen menos de 300 ejemplares y quizá ya no pueda recuperarse. Se cree que pueda extinguirse en los próximos 200 años. Al igual que la ballena franca del Japón y la austral, la ballena de Groenlandia nada despacio en la superficie mientras se alimenta cerca de la costa, aumentando el riesgo de colisión con las hélices y cascos de las numerosas embarcaciones.

La ballena gris afronta un riesgo mayor puesto que es la que más se acerca a la costa. Su largo viaje por la costa oeste de Norteamérica hacia los fríos mares de Bering y Chuckchi, donde se alimenta en verano, y el retorno hacia la Baja California para criar en invierno, suponen un recorrido de unos 20.000 kilómetros, la mayor migración de un mamífero.

La recuperación está limitada por la baja tasa de reproducción de las ballenas. Normalmente las hembras no alcanzan la madurez hasta los cinco años, y tienen una cría cada dos o tres años. Pueden pasar, por tanto, décadas antes de que la población aumente.

LA CAZA A DEBATE

 

A pesar de la prohibición establecida para la caza comercial, todavía se matan para «investigación científica», aunque prestigiosas organizaciones ecologistas acusan a las naciones balleneras de abusar de este privilegio desde hace tiempo. En algunas áreas, como el Ártico canadiense y Polinesia, se permiten los métodos de caza tradicionales; y también existe la caza furtiva, aunque no es frecuente. Una amenaza es que puedan enredarse y ahogarse en las redes de pesca, y también lo es la contaminación marina, especialmente la de residuos industriales, vertidos de petróleo y plásticos flotantes que se adhieren a su aparato digestivo.

Por otra parte, el alimento de las ballenas está disminuyendo porque las flotas pesqueras mecanizadas aspiran krill y peces. Asimismo, la contaminación acústica de los océanos, interfiere en la comunicación y navegación de las ballenas, especialmente de las especies dentadas.

Las yubartas migran hacia aguas tropicales para tener a sus crías. Se cazaron en exceso en sus rutas de migración, más de 100.000 ejemplares entre 1900 y 1940, sólo en el hemisferio sur.

CONSERVACIÓN DE BALLENAS

Un paseo para ver a estos gigantes del océano en su medio natural, constituye una emocionante experiencia. Este tipo de turismo se puede gestionar de manera ecológica y, además, aporta fondos para la conservación.

Muchos países controlan la aproximación de los barcos y el ofrecimiento de comida, e impiden molestar a las madres y sus crías. Sin embargo, no siempre se respetan las normas. Las consecuencias a largo plazo de este tipo de turismo sobre el comportamiento de las ballenas, que pueden vivir 60, 80 o incluso 100 años, se desconocen.

MOSTRAR ESPECIES EN PELIGRO DE EXTINCIÓN    (Mostrar | Ocultar)





Páginas recomendadas

ENERGÍA INTERIOR

Chakras: Información y Tratamientos

AROMAS QUE CURAN

Aromaterapia y Aceites Esenciales

LIBERA TU SER

Autoayuda y Crecimiento Personal

Tu aportación económica es valiosa para nosotros. Con tan sólo 2€, estarás ayudando a sufragar los gastos de mantenimiento y alojamiento de este sitio.
Sitio de pago seguro a través de PayPal - (en tu extracto aparecerá como «Donación www.liberatuser.es»)