Artículos
«Errores Comunes en la Alimentación de los Gatos»

Cometemos muchos errores alimentándonos a nosotros mismos: ingerimos demasiado azúcar y sal, comemos muy poco, luego demasiado… Con todas las deficiencias existentes en nuestras propias dietas, no es de extrañar que cometamos errores al alimentar a nuestros gatos.

Dado que los gatos tienden a comer el mismo alimento en todas sus raciones diarias, es fácil entender lo importante que es seleccionar un producto que satisfaga completamente sus necesidades nutricionales. Establecer un plan de dieta saludable no solo ayudará a tu gato a mantener un peso corporal saludable, sino que también mejorará su calidad de vida e incluso prolongará su vida útil.

Elige sabiamente…

Seleccionar un alimento de alta calidad formulado específicamente para gatos, es la forma más fácil y segura de garantizar que tu gato obtenga las vitaminas y los nutrientes que necesita. Los piensos de Acana gatos están elaborados con materias primas de máxima calidad, lo que los sitúa entre los mejores alimentos del mercado.

Errores Comunes en la Alimentación de los Gatos

Dejando a un lado la selección del alimento, te detallamos a continuación los errores que con mayor frecuencia cometemos y que a menudo no somos capaces de reconocer hasta que nuestro animal enferma.

¿Estás cometiendo alguno de estos errores cuando alimentas a tu amigo felino?

1. Demasiada Comida

Probablemente el error más frecuente que cometemos es el de una alimentación excesiva. La obesidad es la enfermedad nutricional más común presente en los gatos.

Aunque un gatito regordete pueda parecer precioso, la obesidad trae asociados un sinfín de problemas de salud en el gato, como la diabetes, la artritis y las enfermedades del tracto urinario. De hecho, los gatos pueden padecer algo similar al "síndrome metabólico" que afecta a los humanos.

No es que intencionadamente demos a nuestros gatos más comida de la que necesitan, es que nuestros gatitos son más sedentarios, en comparación con los días en que eran gatos de granja mucho más activos. Ahora son pequeños adictos a la televisión, sus necesidades de nutrición son mucho menores, por lo que es fácil sobrealimentarlos.

Entonces, ¿cuánta comida necesita tu gato? Las recomendaciones oscilan entre las 53 y las 77 calorías por día y por kilo para mantener al animal con un peso normal y saludable. No obstante, como muchos de nosotros no sabemos realmente qué aspecto tiene la normalidad, es recomendable pedir al veterinario que nos ayude a determinar el puntaje de condición corporal del gato, de esta forma aprenderemos a reconocer la anormalidad y podremos trabajar en la dirección de la normalidad.

2. Ofrecerles muy poca Agua

Claramente el agua es vital, tanto para los gatos como para el ser humano. Esencial para la vida, el agua representa entre el 60 y el 70% del peso corporal de un gato adulto. Una grave deficiencia de agua puede tener repercusiones críticas para las mascotas, causando enfermedades graves e incluso la muerte.

Aunque los alimentos húmedos pueden llegar muy lejos para satisfacer las necesidades de agua de nuestros felinos, también deben disponer de varias fuentes de agua fresca en casa. Presta atención al lugar donde le gusta estar a tu gato y asegúrate de que siempre tenga agua fresca allí. Y ten en cuenta que algunos gatos prefieren el agua corriente, mientras que otros pueden detectar el sabor del cloro en el agua del grifo, haciendo que sea necesario comprar agua embotellada.

Aquí tienes un sabroso consejo para alentar a tu gato a beber más. Se ofrece en la guía veterinaria sobre remedios naturales para gatos: aplasta un par de tallos de hierba gatera fresca e incorpóralos al recipiente del agua, verás cómo disfruta y aumentan sus ganas de beber.

3. Utilizar Ajo para combatir los Parásitos

No existen evidencias científicas de que el ajo efectivamente prevenga ninguna infestación parasitaria, incluidos gusanos intestinales o pulgas. Además, si se administra en dosis elevadas, el ajo puede destruir los glóbulos rojos del gato.

El parásito más común en gatos adultos, la tenia, generalmente aparece en animales que se tragan una pulga. Aunque las tenias no son potencialmente mortales, si no se tratan pueden causar pérdida de peso, vómitos, molestias abdominales y otros problemas.

¿Por qué el ajo al rescate? Posiblemente el origen de esta práctica esté relacionado con la creencia de que el ajo previene las pulgas, pero alimentar a tu gato con ajo no combate las infestaciones de pulgas ni previene la tenia.

Si observas segmentos de tenia en las heces de tu gato o cerca del ano, consulta a tu veterinario, quien probablemente te recete un medicamento antiparasitario oral. No trates los gusanos del gatito por tu cuenta, no todos los tratamientos funcionan para todos los gusanos y podrías terminar provocando más daño que bien con el medicamento equivocado.

4. Vegetariano o Vegano

Según algunos veterinarios, otro error prometedor cuando se alimenta a los gatos es tratar de hacer que estos sean vegetarianos o veganos.

Los gatos son carnívoros por naturaleza, lo que significa que deben comer principalmente carne y órganos de animales para mantenerse en óptimas condiciones de salud. El aminoácido taurina, por ejemplo, se encuentra exclusivamente en el tejido animal. La falta de taurina puede provocar en el gato problemas cardíacos, ceguera e incluso la muerte.

Los nutrientes procedentes de la carne que los gatos necesitan, se pueden proporcionar sintéticamente en la comida, pero debes tener mucho cuidado y ser consciente de la idiosincrasia nutricional del animal.

5. Provocar Deficiencias de Nutrientes

El interés por la comida casera para gatos (y perros) va en aumento, dicen los profesionales. Sin embargo, es importante tener en cuenta que el concepto “casero” no siempre es sinónimo de “saludable”.

Un error que a menudo cometen las personas “bienintencionadas”, es alimentar a sus mascotas felinas con dietas caseras desequilibradas. Esto se debe a que al preparar la comida desde cero, no siempre se logra equilibrar la proteína con la cantidad correcta de calcio, olvidando que en estado salvaje, el gato comería tanto la carne como los huesos de su presa, lo que proporciona una relación calcio-fósforo adecuada.

Una dieta de gato demasiado rica en atún, hígado o aceite de hígado (como el aceite de hígado de bacalao) puede provocar toxicosis de vitamina A, lo que ocasionaría dolor en huesos y articulaciones, huesos quebradizos y piel seca. Una dieta demasiado rica en pescado crudo, puede destruir la vitamina B1, causando debilidad muscular, convulsiones o daño cerebral. Si deseas preparar la comida de tu mascota, es preciso que sigas una receta equilibrada.

Una buena forma de hacerlo es, para comenzar, hablar con el veterinario, quien te puede guiar, más allá de las modas, y orientarte hacia un plan de alimentación equilibrado y saludable para tu pequeño felino.





Páginas recomendadas

ENERGÍA INTERIOR

Chakras: Información y Tratamientos

AROMAS QUE CURAN

Aromaterapia y Aceites Esenciales

LIBERA TU SER

Autoayuda y Crecimiento Personal

Tu aportación económica es valiosa para nosotros. Con tan sólo 2€, estarás ayudando a sufragar los gastos de mantenimiento y alojamiento de este sitio.
Sitio de pago seguro a través de PayPal - (en tu extracto aparecerá como «Donación www.liberatuser.es»)