El Perro
Cuidados y Alimentación

La decisión de convertirse en el dueño de un perro, es un compromiso que no debe tomarse a la ligera. Todos los miembros de la familia deben implicarse, y tiene que ser algo que se haya hablado de antemano y con lo que todos estén de acuerdo. Lo más probable es que uno de los miembros de la familia sea el principal responsable de los cuidados del animal, pero todos deben sentirse entusiasmados con la incorporación a la familia de este nuevo miembro.

Un perro que entra en una casa contra la voluntad de uno o más componentes de la familia, puede fácilmente generar discusiones, que muchas veces terminan con el perro fuera de casa.

Es del todo necesario que el perro no se quede solo todo el día. Lo ideal es que un miembro de la familia pueda estar con él, y no sólo mientras el animal es joven y se está adaptando al nuevo ambiente, sino durante toda su vida. Por supuesto, a un perro se le puede dejar solo durante unas horas,  pero éste necesita refrescarse, estirar las patas y tener un poco de compañía humana para que no le resulten tan largos los días.

También hay que tener en cuenta a los vecinos. Un perro solo en casa, no sólo puede destrozar cosas debido al aburrimiento, sino también armar mucho jaleo. Puede que los dueños del animal no sepan del ruido que hace, porque cuando la familia vuelve a casa, él está tranquilo. Pero si los vecinos se quejan de los constantes ladridos del perro, debe tomarse en serio. La mayoría de los perros llevan una vida mucho más feliz si se les permite vivir en el interior de nuestro hogar y formar parte de la rutina diaria.

Debemos pensar también en las vacaciones, porque en algunos países no se permite viajar con perros ni después regresar con ellos. Existen residencias caninas estupendas, pero hay que conocerlas bien y saber que son de confianza. Cabe apuntar que ningún perro debería ingresar con mucha frecuencia en una residencia canina por la simple conveniencia del dueño. Nadie debería regalar nunca un perro, por mucho que el receptor se muestre encantado con la idea. Es cierto que la gran mayoría de buenos criadores se niegan a vender un cachorro durante las semanas anteriores a la Navidad, por miedo a que el animal pueda comprarse para hacer un regalo sorpresa. Además, la época festiva es siempre un tiempo de gran actividad en el que se altera la rutina diaria de la casa, cuando el animal precisa un ambiente estable, que le proporcionará el máximo de oportunidades para aprender a adaptarse fácilmente a su nuevo hogar.

EL PERRO Y LA SEGURIDAD

Sea cual sea la talla de un perro, cualquier cosa que pueda causarle daño, debe ponerse fuera de su alcance. Es importante recordar que un cachorro puede ser muy curioso y que desconoce la diferencia entre diversión y peligro. Los cables eléctricos deben estar siempre escondidos, porque les pueden causar la muerte, como lo puede hacer igualmente cualquier veneno que se deje descuidadamente y al que el animal pueda acceder con facilidad. Los perros curiosos pueden encontrar en el baño todo tipo de cosas, y no todas son seguras. Los venenos son un peligro, algunas plantas son dañinas para los animales, y los detergentes domésticos suelen contener toxinas.

Debe procurarse igualmente que no se les caiga encima cualquier objeto pesado o que no lo tiren, o que cojan objetos afilados para mordisquearlos sin que nos demos cuenta. Cristales rotos y otros objetos cortantes, no sólo pueden provocar una tragedia si se tragan, sino que también pueden herir los pies y las almohadillas plantares.

Las piscinas y estanques se tienen que vigilar. Aunque la mayoría de los perros saben nadar, muchas veces no encuentran el modo de salir.

Los perros, grandes y pequeños, pueden saltar grandes alturas y correr muy deprisa, lo que debe tenerse en cuenta a la hora de decidir si un perro es adecuado para estar en un jardín.

ALIMENTACIÓN

Aunque a los perros se les conoce como carnívoros y les gusta comer carne, en realidad son omnívoros, pues comen y digieren diferentes tipos de alimentos. No necesitan una dieta tan alta en proteínas como los gatos. No obstante, aunque los perros pueden vivir sin problema alguno con una dieta equilibrada pero monótona, está claro que agradecen cierta variedad en la comida.

ELEMENTOS ESENCIALES

Tanto si decidimos comprar un alimento completo preparado, como crear su combinación de comidas, la dieta del perro debe ser equilibrada, basada en el contenido de proteínas e hidratos de carbono. También necesitan cierta cantidad de ácidos grasos, vitaminas y minerales para el buen funcionamiento del cuerpo y un buen estado de la piel y el pelo. Es beneficioso incorporar frutas y verduras en la dieta del perro, y el pollo sin huesos y el pescado hervido con arroz integral, son de fácil digestión para un animal convaleciente.

Por supuesto, un perro activo necesitará mayor cantidad de proteínas en su dieta que uno que se pase el día tumbado, y los perros con sobrepeso, necesitan ingerir menos calorías. La comida preparada lleva una lista de ingredientes en la etiqueta, que se debe leer siempre antes de escoger el producto.

QUÉ DAR Y CUÁNDO

Nunca hay que cambiar de golpe de un tipo de alimentación o producto a otro, eso podría producir alteraciones gástricas y descomposiciones. Los cambios, hay que introducirlos poco a poco, mezclando el nuevo producto con el habitual, y aumentando la proporción progresivamente durante unos días.

La comida fresca y la enlatada que sobren, han de retirarse, pero la seca (pienso), puede dejarse a disposición del perro durante todo el día.

Los perros adultos suelen necesitar una comida principal diaria, con un ligero tentempié en el otro extremo del día. Si se prefiere, se pueden dar dos comidas menos copiosas. No debe dejarse al animal hacer ejercicio brusco durante la media hora siguiente a la ingesta. Y para ayudar a la digestión, tanto en razas grandes como pequeñas, deberían tener el plato de comida elevado respecto al suelo, para que no tengan que inclinarse tanto para comer.

Los huesos pueden resultar muy peligrosos, ya que al astillarse, existe el riesgo de causar al perro daños internos. Los huesos con tuétano se consideran seguros, pero inclusos estos deben descartarse si se ve que tienden a romperse.

El perro tiene que disponer siempre de agua fresca. Para evitar que se derramen la comida o el agua, existen comederos especiales, y el acero inoxidable es el material más higiénico.

OBESIDAD Y SOBREALIMENTACIÓN

Muchos perros son obesos, y eso se debe, como en los humanos, al problema dietético más común: comen demasiado. Ciertas razas tienen más tendencia a la obesidad que otras: el cocker spaniel  y el labrador, son mucho más propensos a padecerla que la mayoría de las razas terrier.

Si un perro tiene un problema de sobrepeso, lo primero que debe hacer el dueño es asegurarse de que sólo coma lo que él le da. Nadie debe ofrecerle golosinas a deshoras. En ocasiones la gordura se debe a un problema de salud, razón por la que debe consultar con el veterinario  antes de poner el perro a dieta.

Si se da al perro una comida que le resulte muy apetitosa, seguro que comerá más de lo que debería. Pero con comidas equilibradas y regulares, se reduce la ingesta, y una comida adecuada no tiene por qué ser insulsa.

Existe un factor social relacionado con el apetito del perro: si el cachorro se alimenta en grupo, come más que si está solo. Esto es igualmente aplicable al perro adulto, pues entra en juego un componente de competitividad.

Por lo general, los perros muy exigentes con la comida tienen menos problemas de obesidad. Otra causa de obesidad puede ser el factor hormonal.  Una hembra esterilizada o un perro castrado, se ven sujetos a cambios hormonales que alteran el mecanismo de regulación del peso corporal.

El apetito del perro se incrementa con el frío, por lo que en invierno es prudente aumentar la cantidad de comida, y tal vez reducir las calorías por ración si el animal tiene tendencia al sobrepeso. Las zanahorias crudas son un buen tentempié: al perro le encanta mordisquearlas, y desde el punto de vista dietético, son mucho mejores que las galletas. Aparte de no aportar muchas calorías, representan una buena ayuda para el proceso de limpieza de los dientes. Las zanahorias pueden perfectamente sustituir a las galletas o snacks, y también se pueden trocear y mezclar con la comida para que tarden más en terminársela.

ACICALAMIENTO Y CUIDADOS GENERALES

La cantidad de cuidados que precisa un perro depende en gran medida de la raza. Juegan un papel importante la longitud y la textura de la capa, pero sea lo larga que sea, debe estar siempre en buenas condiciones.

PERRO LIMPIO

Ciertas razas de pelo largo necesitan un baño una vez por semana, para mantener la capa desenredada, así como un mínimo cuidado diario. Hay perros de capa corta, como el whipper, que se deben bañar sólo de vez en cuando, aunque el pelo muerto también debe eliminarse, lo que se realiza con un guante especial, y a continuación con una gamuza de piel y un trozo de terciopelo para dar el toque final.

CUIDADOS ESPECIALES

Algunas razas necesitan un decapado experto, mientras que otras, como el bichón frisé, que tienen la capa para lucirla, requieren mucha atención.

En general, para el cuidado de cada capa en particular, hay que seguir los consejos especializados, y también resultan útiles los libros específicos de la raza. Incluso si decidimos dejar los cuidados del perro en manos de profesionales, tendremos que ocuparnos del pelaje del animal entre visitas.

Cada día hay que mirar los ojos y la zona de alrededor del ano, para comprobar que no estén manchados. También es importante vigilar los oídos, para que no se acumule cera en el interior, lo que muchas veces provoca una inflamación o mal olor.

También debe prestarse atención a las uñas, con una frecuencia que dependerá de si el perro camina sobre superficies duras o blandas. Los cortaúñas de tipo guillotina, suelen ser los más sencillos de emplear, pero hay que tener cuidado de no cortar la parte viva de la uña, pues es doloroso y provoca hemorragia.

Desde muy pequeño hay que lavar los dientes del animal con pasta dentífrica y un cepillo especiales.

Durante el cepillado, el pelo nunca debe estar totalmente seco, para evitar que se rompa. Se debería usar un acondicionador suave en pulverizador, especial para perros. Cuando se arregla a un perro para una exposición, es importante leer las reglas por las que se rige, ya que en algunos países, están prohibidos ciertos tipos de preparación de la capa.

EL BAÑO

Aunque la idea de bañar a un perro, sobre todo si es grande, puede resultar desalentadora, no debería suponer un gran problema. Un perro entrenado desde cachorro, puede disfrutar enormemente con el baño. Es importante colocar al animal en una superficie no deslizante, y que el agua no esté ni demasiado fría, ni demasiado caliente. El champú debe aclararse muy bien, y puede aplicarse a continuación un acondicionador, pero los productos a utilizar, dependerán siempre de la raza.

Al bañar al perro, especialmente en las razas de pelo largo, hay que extender bien el champú o el acondicionador sobre la capa, en lugar de frotarla, que únicamente servirá para que se formen en el pelo nudos y enredos dolorosos de quitar.

Después de un aclarado a conciencia, se aconseja usar una toalla muy absorbente para retirar el exceso de humedad del pelo, antes de enrollar al perro en otra toalla y sacarlo del baño. El secado puede hacerse con un secador de pelo, comprobando que la temperatura no resulte excesiva.


MOSTRAR RAZAS DE PERROS    (Mostrar | Ocultar)

Páginas recomendadas

ENERGÍA INTERIOR

Chakras: Información y Tratamientos

AROMAS QUE CURAN

Aromaterapia y Aceites Esenciales

LIBERA TU SER

Autoayuda y Crecimiento Personal

Tu aportación económica es valiosa para nosotros. Con tan sólo 2€, estarás ayudando a sufragar los gastos de mantenimiento y alojamiento de este sitio.
Sitio de pago seguro a través de PayPal - (en tu extracto aparecerá como «Donación www.liberatuser.es»)