Artículos

«Cuidados para tus Tortugas Terrestres que debes tener en cuenta»

Adoptar una tortuga terrestre como mascota es una tarea especial que debe cumplir ciertas pautas básicas que emulen el ambiente natural donde viven muchos años estos seres arrugados de lento caminar.

Las tortugas de tierra son animales exóticos extraordinarios que soportan bastante bien un cautiverio amoroso, al punto que pueden vivir en buen estado de salud hasta más de 50 años.

Pero hay que tomar en cuenta que en cautiverio se limitan mucho las posibilidades de reproducción, por lo que conviene al menos tener una pareja como mascotas.

Son, por tanto, una compañía ideal para la familia. ¿Pero cómo cuidarlas? ¿Qué alimentos debe recibir una tortuga de tierra?

Quédate con nosotros y sigue leyendo, porque a continuación, proporcionaremos datos y pautas sencillas.

Cuidados para tus Tortugas Terrestres que debes tener en cuenta

Las tortugas de tierra prácticamente viven en cualquiera de los continentes. Son animales muy longevos, sí, pero los cuidados están asociados a la especie y al hábitat de donde provienen.

De hecho, existen alrededor de 16 géneros distintos, con unas 60 especies diferentes y hay que cuidarlas mucho.

Son seres muy antiguos. El primer registro que se tiene de una tortuga en el planeta, procede del periodo Triásico, de hace más de 200 millones de años.

Erróneamente, la mayoría considera que a las tortugas de tierra no hay que prodigarles muchos cuidados, cuando no es así. Veamos cómo actuar.

Terrario para tortugas

Hay que tratar de reproducir el hábitat lo más parecido posible. En apartamentos, lo ideal es comprar un terrario para reptiles, o fabricar uno. Para hacerlo, basta con usar un cajón plástico o de madera, que tenga como medidas unos 60x90 centímetros y una profundidad de 30 centímetros.

El terrario preferiblemente debe colocarse cerca de una ventana, a fin de que los rayos solares incidan sobre el lugar. Las tortugas buscan la luz solar, en realidad les encanta recibir un baño de sol.

En un jardín, el asunto es más sencillo, porque hay más espacio y no hace falta sino colocar un envase para que se bañe y beba agua, el cual debe renovarse a diario, porque ellas defecan y orinan cuando se sumergen para remojarse.

Igualmente, para dormir hay que buscar que se acostumbren a algún sitio del jardín menos oscuro, colocando un cajón con arena.

El riesgo de tenerlas en el jardín es que como suelen ser excelentes excavadoras, pueden perderse. En consecuencia, hay que vigilarlas.

Está prohibido usar una pecera como terrario para tortugas, porque es un espacio que concentraría mucho el calor y eso podría acarrear la muerte del animalito.

Agua

Las tortugas deben contar con un sitio en el terrario donde puedan beber agua y remojarse. Un envase de unos 3 centímetros es ideal.

Aunque debe aclararse que las tortugas de tierra pueden obtener de los alimentos que consumen el agua que requiere el organismo para mantenerse, aunque el suplemento de agua es conveniente para que se hidraten como cualquier otro reptil.

Diversión

A las tortugas les gusta mucho escalar, así que sería genial colocar piedras y troncos que las ayuden a ejercitarse a diario.

Construir una zona de obstáculos para que el animalito se divierta, será muy útil.

Lugar para dormir

Cuando las tortugas se van a dormir, buscan hacerlo en un lugar más oscuro, así que toca colocar en el terrario una caja con un poco de arena que simule un colchón cómodo para que permanezcan quietas, justo en el sitio donde exista menos luz natural.

Un dato muy importante es procurar que la temperatura del terrario se mantenga bajo control. La mayoría de las tortugas proceden de hábitats tropicales con temperaturas que oscilan entre los 27 y los 30º C durante el día, con descensos de varios grados por las noches.

Humedad ambiental

Igualmente, soportan y prefieren climas de alta humedad, así que este factor también debe ser cuidado.

¿Cómo hacerlo?

Si el ambiente está muy reseco es conveniente encender un humidificador de aire para que las tortuguitas vivan plácidamente.

Período de hibernación

Si vives en un país estacional, es conveniente saber que durante elinvierno algunas especies de tortugas entran en período de hibernación, que no es más que un estado de hipotermia controlada que muchas especies adoptan para preservarse ante las bajas temperaturas.

Aunque la mayoría de las tortugas proceden de lugares tropicales, no hibernan. Simplemente, hay que cuidar en invierno la temperatura del terrario, manteniéndola constante lo más cercano posible al ambiente natural de ellas.

Claves para cuidar el caparazón

Sin duda alguna, el caparazón es una armadura muy singular que protege al organismo de las tortugas frente a cualquier agresión externa. Por eso hay que cuidarlo, cumpliendo una serie de condiciones claves.

Iluminación

La luz solar es vital para el caparazón porque ayuda a la absorción de vitamina D, que ayuda a que se mantenga saludable esta especial estructura ósea que recubre todos los órganos del animalito.

Alimentación

La dieta debe estar basada en vegetales variados con un 90% de predominio sobre el consumo de frutas.

Mucho calcio y fósforo es vital para las tortugas. Caso contrario, el caparazón se pone blando y esto es muy peligroso para la salud de la tortuga.

Por lo tanto, las hierbas del campo son perfectas. Hojas de Diente de León, brazas o Coles de Bruselas, lechugas, brócolis, perejil, achicorias, trébol, hojas de zanahorias, colza, entre otras similares, son una bendición.

Otro dato importante: el caparazón no debe limpiarse con productos químicos ni detergentes de uso cotidiano en el hogar. Bastará con garantizar el agua para que la tortuga por sus propios medios se remoje.

En esta armadura hay mucha sensibilidad, por lo que manipular al animalito para limpiarlo, puede provocar un nivel de estrés indeseado.

La mejor manera de cuidar a una tortuga de tierra es reproduciendo lo más fielmente posible las condiciones de vida natural de estos pequeños gigantes, pero también hay que procurarles una alimentación sana, rica en hierbas primaverales y vegetales, como las espinacas o lechugas, zanahorias y calabacines, que son excelentes aliadas.

Las tortugas son símbolo de longevidad y buena suerte en muchas culturas, especialmente en las asiáticas, donde se las relaciona con la fortaleza, protección y la energía central del mundo. Es más, su caparazón es símbolo de la Madre Tierra.

También se le atribuyen el poder de la calma, la paciencia y la sabiduría, valores ansiados por el hombre.