En el Bosque
Marta Americana o Marta de los Pinos

REINO
Animalia
FAMILIA
Mustelidae
FILO
Chordata
GÉNERO
Martes (animal)
CLASE
Mammalia
ESPECIE
M. americana
ORDEN
Carnivora
nombre binomial
Martes americana
       

La marta americana es un miembro norteamericano de la familia Mustelidae. A veces es llamada «marta de los pinos», que también es usado para referirse a la especie europea Martes martes. Se distingue de la marta pescadora (Martes pennanti) en que tiene un tamaño menor, y su pelaje marrón es más claro.

Del tamaño de un pequeño gato doméstico, la marta americana presenta un cuerpo más largo y un hocico más fino que éste, lo que acentúa la esbeltez de su silueta. Su denso pelaje se compone de una borra larga y de pelos de protección muy finos. El color más frecuente de pelaje es el castaño dorado, más oscuro en patas y cola. Puede variar, sin embargo, desde un color casi negro al amarillo, según las regiones, los individuos y las estaciones.

El pelaje permite distinguir el sexo de las crías en cuanto nacen, pues los machos se reconocen por una especie de pequeña arista de pelos que va desde los genitales al ano, ausente en las hembras. Por otra parte, todas las martas presentan, en la garganta y el pecho, una mancha anaranjada comúnmente llamada «babero». Este diseño, de una sola pieza y a veces moteado, es peculiar en cada individuo y permite a los biólogos localizar y distinguir a cada animal desde lejos.

La marta se desplaza con rapidez, flexibilidad y agilidad: es digitígrada, es decir que anda apoyándose sobre los dedos; su cola tupida le sirve de balancín cuando salta de rama en rama. También muestra mucha destreza en el uso de las patas: puede sorber un huevo manteniéndolo delicadamente entre las patas anteriores, tras haberle practicado dos orificios con los dientes.

Caza al acecho, utilizando más que nada la vista y el oído para localizar a los ratones de campo y ratas de agua. Recurre en primer lugar al olfato para localizar madrigueras y seguir huellas o pistas, lo cual le permite elegir la mejor estrategia para capturar a las presas (acecho, saqueo de un nido).

El olfato también desempeña un papel muy importante en las actividades de marcaje y señalización del territorio mediante defecación, emisión de orina y secreción de glándulas. Los depósitos olorosos son de hecho una sutil mezcla de olores característicos de la especie y del individuo, e indican a los demás los límites que no deben sobrepasarse. Por ello, tras fuertes lluvias o nevadas, se realiza un marcado más intenso de las fronteras del territorio. Este rito es propio tanto de los machos como de las hembras.

Machos y hembras viven por separado. Sus efímeros encuentros sólo duran el tiempo del apareamiento, pero bastan para asegurar la prosperidad de la especie, cuyos representantes raras veces viven, en la naturaleza, más de 15 años.

En su amplio territorio, la marta dispone de varios refugios. Los elige preferentemente en los árboles, a poca altura. Algunos están previstos para protegerse de la intemperie durante las fases de reposo, que si las condiciones climáticas son malas, pueden durar varios días. El cubil de parto también se elige en función de la protección que ofrezca contra posibles predadores. Situado en una zona de abundantes recursos alimentarios, será acondicionado y ocupado durante varias semanas.

No obstante, los refugios son mayoritariamente precarios y sin acondicionamiento: son lugares de reposo que tan sólo se ocupan algunas veces y por pocas horas. Presentan pocas características comunes y están a menudo situados en el hueco de un tronco, un cúmulo de hiedra o un nido abandonado. En invierno, en las zonas de nieve, la marta se recoge en el suelo: en pedreras, debajo de los árboles bajos o incluso de la nieve.

El medio preferido de la marta es el bosque de coníferas adultas; allí es donde se la puede observar más frecuentemente. Sin embargo, la superficie de tierras forestales sin explotar disminuye continuamente y la marta debe adaptarse a otros entornos, aunque siempre de características boscosas.

La especie es principalmente nocturna, y pasa la mayor parte de su tiempo sobre los árboles, aunque caza principalmente en el suelo.

Los machos miden entre 560 y 680 mm, y pesan unos 1300 g. Las hembras son ligeramente más pequeñas, pesando unos 850 g.

El animal es omnívoro, aunque se alimenta principalmente de carne, sobre todo de mamíferos pequeños, prefiriendo las ardillas rojas. También come peces, anfibios, insectos, aves y fruta cuando ésta está disponible. Cazan preferentemente de noche, asestando una poderosa mordida en el cuello de sus presas.

Reproducción

Los machos defienden su territorio agresivamente de otros machos, apareándose con varias hembras. Durante el estro las hembras usan marcas de esencia para informar de su condición a los machos.

Los apareamientos son estivales. El ritual de apareamiento incluye lucha y juegos. La hembra puede tener de uno a cuatro periodos de receptividad, que duran de uno a cuatro días cada uno, separados entre ellos por una o dos semanas.

El periodo de embarazo es de unos 250 días, pero ocurre una diapausa embriónica prolongada, tras la cual el embrión se desarrolla en sólo 28 días, lo que le permite nacer en primavera, cuando las condiciones atmosféricas son más favorables, y hay más alimento disponible.

Nacen de 1 a 5 crías ciegas por camada. Las crías crecen rápido, abriendo los ojos a los 39 días. El destete ocurre a los 42 días, y alcanzan su tamaño adulto a los 3 meses y medio.

Alcanzan la madurez sexual entre los 15 y 24 meses de edad.

Viven hasta 17 años en cautiverio, siendo las hembras fértiles hasta los 12 años.

Hábitat y conservación

La especie vive en bosques de coníferas o mixtos desde Alaska y Canadá, hasta el norte de Nueva Inglaterra, a través de las Rocallosas.

La tala y destrucción de los bosques han reducido su número, aunque se mantiene en mejor condición que la marta pescadora. La subespecie Martes americana atrata (marta americana de Newfoundland) se considera en peligro. Existen programas de reintroducción en Minnesota y Ontario.

El mayor riesgo para la conservación es la pérdida de su hábitat debido al cambio del uso del suelo. La tala los afecta especialmente, dependen de los bosques para su refugio y alimentación.

Aún pueden ser cazadas legalmente por su piel en la mayoría de los estados del Sur de Estados Unidos. Esta práctica llevó a la especie hasta casi la extinción a principios del siglo XX, pues fueron cazadas indiscriminadamente durante los siglos XVIII y XIX.

Taxonomía

Hasta 1853 se reconocían dos especies norteamericanas de marta, Martes caurina y Martes americana. Subsecuentemente, se encontró que ambas especies coexistían en Montana y la Columbia Británica, por lo que se unieron como unieron las especies bajo la denominación Martes americana, reconociéndose ambos grupos como subespecies. Sin embargo, se ha sugerido basado en análisis genéticos, que las subespecies caurina y americana son, de hecho, dos especies distintas, aunque la mayoría de las autoridades científicas las reconocen como parte de la misma especie.

 

La especie posee actualmente 13 subespecies reconocidas:

- Martes americana americana
- Martes americana abieticola
- Martes americana abietinoides
- Martes americana actuosa
- Martes americana atrata
- Martes americana caurina
- Martes americana humboldtensis
- Martes americana kenaiensis
- Martes americana nesophila
- Martes americana origensis
- Martes americana sierrae
- Martes americana vancourverensis
- Martes americana vulpina

MOSTRAR ANIMALES DEL BOSQUE    (Mostrar | Ocultar)





Páginas recomendadas

ENERGÍA INTERIOR

Chakras: Información y Tratamientos

AROMAS QUE CURAN

Aromaterapia y Aceites Esenciales

LIBERA TU SER

Autoayuda y Crecimiento Personal

Tu aportación económica es valiosa para nosotros. Con tan sólo 2€, estarás ayudando a sufragar los gastos de mantenimiento y alojamiento de este sitio.
Sitio de pago seguro a través de PayPal - (en tu extracto aparecerá como «Donación www.liberatuser.es»)