En el Bosque
Gato Montés Euroasiático o Gato Salvaje

DOMINIO
Eukaryota
ORDEN
Carnivora
REINO
Animlaia
SUBORDEN
Feliformia
FILO
Chordata
FAMILIA
Felidae
SUBFILO
Vertebrata
SUBFAMILIA
Felinae
CLASE
Mammalia
GÉNERO
Felis
SUBCLASE
Theria
ESPECIE
F. silvestris
INFRACLASE
Placentalia
nombre binomial
Felis silvestris
       

El gato montés o europeo, es un mamífero carnívoro que, aunque presenta similitud con la raza doméstica conocida como «gato común», es más grande y corpulento que éste.

El gato montés posee un cráneo más ancho y robusto que el gato doméstico. También puede diferenciarse por la forma de la cola, así mientras que el gato doméstico y los híbridos tienen la cola fina y puntiaguda, la del gato montés es roma y gruesa. También pueden diferenciarse por la longitud del pelo, que suele sobrepasar los 4 cm. en el montés, y no exceder los 3 cm. en el doméstico.

Subespecies presentes: Aun cuando se ha descrito una subespecie (F.S. tartessia, Miller, 1907) para el sur de la Península Ibérica, hoy en día no se encuentran admitidas las diferencias taxonómicas, y se incluye como Felis silvestris silvestris.   

Longitud del cuerpo: entre 50 y 80 cm. Longitud de la cola: de 28 a 35 cm. Alzada a la cruz: de 60 a 70 cm. Peso: los machos entre 5 y 10 kg, las hembras entre 4 y 6 kg. Excepcionalmente pueden alcanzar los 14 kg. El macho es ligeramente más grande que la hembra: un 15-25%. También son apreciables los testículos en los grandes machos.

Estatus de la especie: especie catalogada de interés especial. Real Decreto 439/90, apartado II del catálogo de especies de interés especial. En la Directiva Hábitats, se incluye en el anexo III (especies estrictamente protegidas). Es una especie incluida en el Apéndice II de la Convención CITES (Convención sobre el Comercio Internacional de Especies Amenazadas de la Fauna y Flora Silvestre), cuyo comercio está totalmente prohibido.

La raza ibérica es de mayor tamaño que la del resto de Europa, pudiendo superar fácilmente los 8 Kg. Los gatos monteses europeos, a su vez, se diferencian de los gatos monteses asiáticos en que tienen un color grisáceo, más amarillo o más rojizo de fondo, además de que los gatos monteses asiáticos suelen ser de menor tamaño que el europeo, pesando entre 3- 4 kilogramos.

Es un animal solitario, tímido, crepuscular  y nocturno, adquiriendo hábitos más diurnos durante el invierno. Las horas de sol suele pasarlas en huecos de árboles y oquedades del terreno, siendo la hembra más sedentaria que el macho, que suele desplazarse en un radio de unos 20 km a una velocidad de 3 a 6 km/hora, durante la noche, practicando una caza itinerante.

Tiene los sentidos muy desarrollados, particularmente la vista, adaptada a la visión nocturna, y el oído. Es muy silencioso cuando acecha o persigue a una presa, pudiendo dar grandes y ágiles saltos cuando tiene a las víctimas en sus proximidades, a las que agarra primero con las uñas  de sus garras retráctiles, para buscar su nuca en los animales pequeños, donde les muerde hasta causarles la muerte, mientras que en las presas de mayor tamaño les muerde en la base del cuello, hasta producirles la muerte por asfixia o parada cardiaca.

Las presas las consume en el lugar de caza, aunque cuando en caso de sentirse en peligro puede taparlas con maleza para volver después a comerlas o llevarlas a lugares elevados en que se encuentra más seguro (una roca, el tronco de un árbol, etc.).

El gato montés es un típico predador de roedores, aun cuando las aves (particularmente pájaros), anfibios, reptiles e incluso insectos también constituyen un porcentaje significativo de su dieta. No consume los frutos otoñales. Se estima que el gato montés tiene unas necesidades alimenticias de unos 500 gramos diarios.

Es un animal esencialmente forestal y territorial, pero se estima que es posible que su único territorio sea el lugar de descanso, mientras que puede existir un amplio solapamiento de su área de campeo y una cierta jerarquía en la explotación de estas zonas  de modo que si bien comparten áreas de campeo, caza y bebederos, no suelen utilizarlas al mismo tiempo, existiendo una jerarquía que ha sido denominada de «utilización de servicios», si bien no es muy rígida, ni tampoco definitiva, siendo las hembras más territoriales que los machos, particularmente cuando están criando, no tolerando la presencia de otros congéneres en las inmediaciones del cubil, posiblemente por el temor a que ataque y devore a las crías.

Un hábito muy curioso dentro de la etología de la especie, es lo que se describe como «la hermandad de los gatos machos»: cuando los machos se encuentran por primera vez, lo normal es que anden a la brega; como consecuencia de estos enfrentamientos todos los gatos se conocen entre sí y establecen una jerarquía que les permite aprovechar comunalmente los recursos y disponer de un territorio conjunto de caza. Al caer la tarde suelen reunirse amistosamente, respetando cada uno las distancias individuales de los otros e incluso respetando esta jerarquía en la época de celo. Sin embargo, los combates son muy duros cuando un joven macho se considera preparado parar entrar en la hermandad. En este caso, se establecen duros combates  y el joven ataca una y otra vez a los machos viejos, aun cuando suele salir estrepitosamente derrotado, sufriendo heridas más o menos graves. Pero apenas se cierran las heridas vuelve a plantear combate a los viejos machos. Tras aproximadamente un año de mantener esta situación de enfrentamientos, si no se ha visto finalmente dominado, ni se ha visto obligado a dejar la zona, tiene ya un lugar en la hermandad, no produciéndose nuevos combates sino con otros ejemplares jóvenes que quieren iniciar el mismo proceso de introducción en la hermandad.

El ancestro más antiguo que se le conoce al gato es el miacis, uno de los primeros mamíferos en poblar la tierra, de cráneo achatado, cuerpo largo y delgado, patas cortas y cola larga. Se cree que habitaba en los árboles, cazando pequeños animales para alimentarse. Como los gatos de hoy en día, poseía uñas retráctiles que usaba para cazar, pelear, correr y trepar los árboles. Es aceptado por la gran mayoría de los científicos como el ancestro de mapaches, osos, civetas, hienas, perros y gatos.

  Longevidad: entre  6  y 12 años en libertad. Excepcionalmente puede alcanzar los 15 años. 

 

El gato montés es polígamo, siendo apareada una sola hembra por uno o más machos. Se produce un solo celo al año, normalmente entre febrero-marzo. La existencia de partos tardíos, por cópulas fuera del normal período de celo, hizo creer durante algún tiempo a los naturalistas que podían producirse dos celos al año, lo que se ha evidenciado no es cierto. La gestación dura de 63 a 69 días.

Época de parto: Hacia abril o mayo, momento en que la hembra da a luz en el interior de una madriguera a la camada. Una sola camada al año, en la que nacen de 1 a 8 cachorros, habitualmente de 3 a 4. Los gatitos al nacer pesan unos 200 gramos. No abren los ojos hasta los 10-12 días y son amantados durante 4 semanas. A los 3 ó 4 meses alcanzan su independencia, pero continúan cazando durante algún tiempo con la madre.

Alcanzan la madurez sexual a los 10 meses, pudiendo reproducirse en la temporada de cría siguiente a su nacimiento, con más probabilidad en las hembras.

El gato montés es un típico predador de roedores, aun cuando las aves (particularmente pájaros), anfibios, reptiles e incluso insectos también constituyente un porcentaje significativo de su dieta. No consume los frutos otoñales. Se estima que el gato montés  tiene unas necesidades alimenticias de unos 500 gramos diarios.

Es una especie esencialmente forestal, está ausente de las zonas urbanas, estepa y parajes desérticos. Sus principales enemigos son el águila real, a la que puede hacer frente, llegando a matarla, también el lobo y el lince.

Principales problemáticas: aun cuando la especie no tiene interés peletero, la creencia de que el gato montés puede atacar a las especies domésticas y de caza, ha supuesto un continuo acoso sobre el animal, el que se muestra muy receloso de la presencia humana. Muchos ataques imputados al gato montés en realidad proceden de especies domésticas o híbridas. Otra problemática es la derivada del cruce de gatos monteses con ejemplares domésticos (gatos cimarrones), que está creando problemas para conservar la pureza de la especie.

MOSTRAR ANIMALES DEL BOSQUE    (Mostrar | Ocultar)





Páginas recomendadas

ENERGÍA INTERIOR

Chakras: Información y Tratamientos

AROMAS QUE CURAN

Aromaterapia y Aceites Esenciales

LIBERA TU SER

Autoayuda y Crecimiento Personal

Tu aportación económica es valiosa para nosotros. Con tan sólo 2€, estarás ayudando a sufragar los gastos de mantenimiento y alojamiento de este sitio.
Sitio de pago seguro a través de PayPal - (en tu extracto aparecerá como «Donación www.liberatuser.es»)